Reseñas de originales XXXIII – «La superluna»

Manuela Fonseca, La Superluna; Barcelona, Caligrama, 2020, 344 pp., ISBN 9788418104466

La Superluna es la quinta novela de Manuela Fonseca. Esta escritora estudió Periodismo y se especializó en Teoría y Práctica de las Artes Plásticas. Además, también hace reseñas en su blog. Sus otras obras son Marala (2011), Complot divino (2014), Santiamén (2015) y El desierto que hay en mí (2017).

Argumento

La Superluna es celebrada universalmente como símbolo de fe y de renacimiento, que une a la población del mundo, conmovida e impresionada por su grandeza y su poder. Una religión poderosa y peligrosa, capaz de alterar el pulso lunar de quienes responden de formas extrañas a la presencia de esta diosa todopoderosa.

Selene Gurtubay es una joven que lo ha perdido todo, y que a pesar de su fe inquebrantable, vive en un estado de miseria y desolación. Pero su vida experimenta un giro radical cuando contrae matrimonio con Daniel Sullivan: ateo, misterioso y de naturaleza perversa en asuntos del amor. La inseguridad de Selene la hace víctima de un matrimonio abusivo y disfuncional, y de una sociedad frívola y pretenciosa, adicta a la era tecnológica y futurista de las redes sociales. Vacía y vulnerable, Selene busca encajar de alguna manera, pero la falta de amor y de ternura en el seno de su hogar, la llevan a los brazos de Pedro Solís, una amenaza para esa estabilidad que tanto le ha costado alcanzar.

Una historia de amor y de fe abrumadora que juega con el componente oscuro de la psiquis del hombre, reflejado en el lado oculto de la luna y que puede manifestarse de improvisto en comportamientos relacionados a la licantropía. Una historia apasionante y llena de intriga que arrastra el significado cultural y mitológico de la luna desde tiempos antiguos. Su lado oscuro y su reputación, de revolver las cosas en la tierra y en el subconsciente humano. La importancia de la fe para afrontar la vida y la toma de decisiones, que bajo la influencia gravitacional de este satélite, pueden significar la ruina y la destrucción total. Aunque todo se haya hecho por amor.

Edición, traducción y estructura de la obra

La cubierta es muy bonita y la edición sencilla. Consta de 23 capítulos, algunos de extensión considerable y con separadores de trama. Salvando algún que otro error de ortografía, el texto es muy bueno. El estilo narrativo de la autora me ha gustado porque es fluido, se avanza rápido.

Está escrito en la variedad venezolana del español y me ha parecido curiosa. Nunca había leído nada escrito en español de Latinoamérica, de ningún país. Sin embargo, para mi gusto tiene demasiados extranjerismos del inglés que, al estar escritos con otra tipografía (este tipo de préstamos deben ir siempre en cursiva) me sacaban de la lectura constantemente. Soy muy purista y cuando leo español, no me gusta que aparezcan tantos términos en otra lengua, como parte de una conversación casual entre personajes.

Opinión

Soy una apasionada de nuestro satélite y adoro todo lo que tiene que ver con él. Por eso tenía las expectativas por las nubes cuando empecé este libro. Y ese ha sido mi principal problema, porque no lo he disfrutado. Pensaba que la cultura lunar iba a tener mucho más peso y que la trama amorosa no iba a ser tan intensa (ya sabemos que el género romántico y yo, regular). Sí que me ha gustado mucho la parte filosófica, con reflexiones sobre la luna y su influencia en las personas. Pero se me ha quedado corta. Otro punto muy positivo ha sido la imagen que describe de una sociedad fría y tecnológica, absorbida por completo por las redes sociales. Muy similar a lo que tenemos alrededor.

Por otro lado, la narradora protagonista y yo no nos hemos llevado bien. El camino dentro de la mente de Selene se me ha hecho cuesta arriba en más de una ocasión. Se contradice mucho y su actitud y sus relaciones me resultan tóxicas. Cuando parecía que iba a actuar con sensatez, me decepcionaba de nuevo. Tampoco me ha gustado el tratamiento que se hace de algunos temas delicados, como por ejemplo el papel de la mujer con respecto a la sociedad y el matrimonio.

En cuanto a la religión de la Superluna, me habría gustado una base más sólida para poder llegar a creérmela. He notado ciertas contradicciones, ya que algunos traumas de la protagonista se basan en el rechazo que sufrió de pequeña por creer en la Superluna; sin embargo, dicha religión se nos describe como algo conocido mundialmente y un evento global. Quizá yo no he terminado de entenderlo.

Creo que es un libro peculiar y que, si tenéis un mínimo de curiosidad, os animo a que lo leáis. He visto opiniones muy diversas, algunas quejándose de que es demasiado filosófico. Justamente lo opuesto a mi opinión. Como dicen por ahí: para gustos, ¡libros!