Reseñas de originales XXXVI – Antología de Fray Luis de León

Fray Luis de León, Poesías; Barcelona, Planeta, 1982, (Biblioteca del estudiante), 175, ISBN 84-7551-010-8

Fray Luis de León (1527-1591) es uno de los poetas más reconocidos del Renacimiento en la literatura española. Además de religioso, fue teólogo y humanista. En la introducción de esta edición se explica que, desde que ingresó en la orden de los agustinos, comenzó a formarse para ser profesor en la Universidad. Estudió Filosofía, Leyes, Gramática, Lógica, Medicina y Teología. En 1572 fue encarcelado por la Inquisición, durante casi cinco años, por haber traducido al castellano el «Cantar de los cantares», ya que estaba prohibido trasladar los textos sagrados a una lengua romance. Este acontecimiento marcó de manera notable sus composiciones poéticas. Como Garcilaso, fue un gran defensor de la lengua castellana, cuando esta todavía estaba en proceso de formación. Se enfrentó a quienes se oponían a que se utilizara como lengua literaria y afirmaba que «las palabras no son graves por ser latinas, sino por ser dichas como a la gravedad le conviene, o sean españolas o sean francesas». Creo que este hombre me caería bien. Las hegemonías lingüísticas nunca me han gustado e imponer el latín sobre todas esas lenguas que estaban naciendo solo fue un acto más de cabezonería humana.

Edición y estructura de la obra

Es una edición completa y cuidada. Tiene un prólogo, a modo de introducción, y tres partes en las que se diferencian las poesías originales, la traducción de las Églogas de Virgilio y la traducción de los Cantares de Salomón. La parte introductoria está escrita por José Eladio Peláez y debo darle la enhorabuena, porque ha conseguido contextualizar la obra de fray Luis sin utilizar tecnicismos complicados ni extenderse demasiado. Me ha gustado porque resume su vida y su obra en poco más de dos páginas. El resto de la antología está llena de notas a pie de página que ayudan mucho a comprender el castellano antiguo y el trasfondo de cada poema.

Opinión

Después de leer los amores frustrados de Garcilaso de la Vega, me ha sorprendido gratamente el peso filosófico de este conjunto de poesías. No esperaba ese tono tan reflexivo y existencialista. Confieso que, por venir de un fraile, yo pensaba que la obra iba a estar plagada de referencias religiosas y de Dios. Y en realidad lo está, pero no en un sentido adoctrinador, sino más bien espiritual. Fray Luis le da vueltas al materialismo terrenal, al cuerpo como «cárcel del alma» y otros conceptos interesantes. Mis prejuicios me la han jugado.

Otro aspecto que trata y que me ha gustado mucho es su opinión de la traducción. Ya he dejado pistas en la introducción de la reseña, pero es necesario recalcar lo a favor que estaba de la traducción del latín a ese castellano primitivo. Promovía su uso y su evolución. Sin embargo, no es considerado un buen traductor, como se puede leer en el prólogo de las traducciones que hizo de las Églogas, puesto que añade al texto su interpretación personal. Y digamos que castellanizaba demasiado los poemas originales.

Yo no he leído ninguna otra traducción de Virgilio, así que no puedo comparar, pero sus églogas me han parecido repetitivas. En cuanto al «Cantar de los cantares» ya lo conocía y solo me atraía leer esta versión por la historia que lo acompaña: el enjuiciamiento de fray Luis, su entrada en la cárcel y el robo del manuscrito aprovechando el incendio de la prisión. Una auténtica película de acción. Para terminar, si tuviera que elegir entre los poemas originales de fray Luis y los que tradujo, me quedo sin duda con los que escribió él, porque me transmiten mucho más.

Reseñas de originales XXXV – «Poesía completa»

Garcilaso de la Vega, Poesía completa; edición de Juan Francisco Alcina, Madrid, Austral, 2011, 421 pp., ISBN 9788467037425

Introducción y resumen

«Garcilaso de la Vega (1501-1536) es el primer escritor culto en castellano moderno y su obra supone no solo un logro estético sino también, y sobre todo, un logro de civilización. Educado en los innovadores studia humanitatis, Garcilaso practica en la corte del emperador Carlos V la difícil armonía de la tradición medieval y el pensamiento moderno, de las armas y las letras. Casi toda su poesía gira en torno a la experiencia amorosa sobre la pauta de la lírica clásica y de la italiana de Dante y Petrarca. Enraizada en el neoplatonismo, afirma de manera esplendorosa, frente al amor medieval, el placer de la belleza y el goce atormentado de la pasión. Juan Francisco Alcina, uno de los primeros especialistas en las letras del humanismo español, ha preparado esta edición, que incorpora además las poesías latinas y los ya clásicos prólogos del propio Garcilaso y de Boscán».

Edición y estructura de la obra

No es el primero que tengo de esta editorial y siempre lo digo: Austral nunca falla con los clásicos. Tiene buenas traducciones de obras extranjeras y también hace unas ediciones muy completas con las de nuestra lengua. Esta es un buen ejemplo de ello. Consta de unas primeras líneas biográficas y una extensa introducción, en la que se habla de Garcilaso, de la lengua que usa, de los temas de sus poemas, de su estilo y su contexto. A continuación, el editor aporta la bibliografía y un breve resumen de la edición. Además, al final se incluye una guía de lectura realizada por Belén Lucía Porcel. La antología en sí, contiene 60 sonetos, 5 canciones, 2 elegías, 3 églogas, 8 coplas, 3 poesías neolatinas y una epístola.

Aparte de lo relatado en el párrafo anterior, hay que añadir que el editor intercala imágenes de cuadros y esculturas de la época que ayudan al lector a ponerse todavía más en contexto. Los poemas vienen cada uno en una página y, en la anterior, una aclaración de la fecha y la situación en la que lo escribió Garcilaso. Esto, junto a las notas a pie de página que explican el vocabulario del castellano antiguo, facilita mucho la comprensión.

Opinión

Como se puede ver, es una antología muy completa. Reconozco que, me he quedado tan fascinada con la introducción, que la he disfrutado más que la poesía en sí. Esto no quiere decir que no me hayan gustado los poemas, pero he notado que la temática, sobre todo en los sonetos, era un bucle de repeticiones. No lo critico, puesto que en la época el tema más inspirador era el amor no correspondido. A pesar de esto, se pasan las hojas sin darte cuenta y la lectura ha sido fluida.

Mis composiciones favoritas han sido las elegías (funerarias), la epístola y las coplas, de entre las que destaco la tercera, que me ha encantado. En cuanto a las églogas, la que más me ha gustado ha sido la tercera, en la que Garcilaso ha sido capaz de resumir tres mitos de amores imposibles (Eurídice y Orfeo; Dafne y Apolo; y Venus y Adonis) junto al suyo propio con Isabel Freire, cuyos representantes en el poema son Elisa y Nemoroso. Además, al principio de la égloga podemos ver la introducción que hace el propio autor para su destinataria y, al final, la historia pastoril tan característica que cierra la composición.

No había leído nada de Garcilaso antes y me ha sorprendido para bien. Esta lectura forma parte del reto de los clásicos en español que estoy haciendo y corresponde a la etapa del Renacimiento. Aparte de este, de dicha etapa solo he leído El lazarillo de Tormes que, por ahora, es mi favorita. En las explicaciones del editor se repite mucho la base petrarquista de la obra de Garcilaso. Así que, como no he leído a Petrarca, ya tengo un autor más en mi lista de pendientes.