Universo literario VI – Opinión sobre los premios literarios

Siendo sincera, nunca me había puesto a reflexionar sobre los premios literarios, hasta que un profesor nos planteó la pregunta de si creíamos que eran reales o manipulados. Antes de eso, para mí eran uno de los grandes prestigios de la literatura. Pero claro, aparece la duda y te pones a investigar. Lees una opinión, otra y luego otra. Te das cuenta de los recelos y críticas que existen entre los autores premiados y no premiados…

Lo primero que hay que señalar es que existen dos tipos de premios literarios: los gubernamentales y los privados. Dentro de los privados están los premios que se dan por puro marketing y publicidad a sus obras, es decir, los premios de las editoriales. Ellas nunca lo van a reconocer pero, sinceramente, se nota bastante. Al menos en España, una obra que obtenga el primer premio de determinada editorial se convierte, automáticamente, en éxito de ventas. Y yo me incluyo como consumidora de estas obras. Suelen ser buenas, pero no todas. Entonces te preguntas: ¿qué valoran las editoriales para otorgar un premio de su propia casa? Es obvio. Dan un premio económico que saben que van a recuperar con las ventas, y con creces además. Esto no quiere decir que sea malo. Pero justo, lo que se dice justo, no es. Puede que haya obras muy buenas y que merezcan el primer premio mucho más que el ganador o ganadora. Sin embargo, por vete tú a saber qué, no conseguirían el objetivo de vender X número de ejemplares.

Por otro lado, se encuentran los premios privados internacionales, como el Nobel, que ya no se mueve solo por interés económico, sino también político. Con el Premio Nobel de la Literatura existe un debate inmenso entre los que piensan que es puro tongo y los que son fieles a sus resultados. También hay gente que, solo con saber los nominados, ya sabe quién va a ganar por ser de un país u otro. Yo no llego hasta ahí, porque mis conocimientos de políticas internacionales son bastante escasos, pero sí soy de las que piensa que no son premios reales. Hoy en día, son demasiados los intereses económicos, sociales y políticos que manejan los premios literarios. A pesar de que, en algunos casos, sea el propio gobierno quien elige al jurado, siguen siendo organizaciones privadas con leyes internas. De hecho, no creo ni que el veredicto del jurado pertenezca, realmente, al jurado. Me decanto más bien por una mano que mueva todos los hilos a su favor. El motivo lo desconozco y creo que nunca lo sabremos. Los intereses de las altas esferas no están hechos para los mundanos. A continuación, os dejo una lista de los premios literarios más importantes, para que podáis investigar y sacar vuestras propias conclusiones.

– Premio Nobel de la Literatura (Suecia; anual)

– Premio Cervantes (España; anual)

– Premio Man Booker (Gran Bretaña; bienal)

– Premio Franz Kafka (República Checa; anual)

– Premio Goncourt (Francia; anual)

La mujer en la literatura II – Los premios literarios

Un premio o certamen literario es una competición en la que participan escritores, profesionales o aficionados, con el fin de que su obra sea reconocida como la mejor. La mayoría de escritores que han sido galardonados con un premio literario ha tenido un auge considerable en su carrera. Casi todos los países tienen un premio literario propio, a nivel nacional. Sin embargo, el más importante a nivel internacional es el Premio Nobel de la Literatura, entregado por primera vez en el año 1901. Un dato llamativo es que, de todos los certámenes literarios que existen actualmente, ninguno lleva el nombre de una mujer.

El Premio Nobel de la Literatura es anual y ha sido entregado, a día de hoy, a 114 personas. Desde su inauguración hasta la primera mujer galardonada, la sueca Selma Lagerlöf, pasaron ocho años. El segundo Nobel de la Literatura entregado a una mujer fue en 1926, la afortunada fue la escritora italiana Grazia Deledda. La siguiente consigue el premio dos años después y para ver a otra escritora recibir el galardón tendremos que esperar hasta 1938. Durante todos estos años, solo catorce mujeres han sido premiadas con el Nobel de la Literatura. Es bastante triste, pero la verdad es que soy optimista y creo que, con el avance de este siglo, esas cifras se igualarán con las de los hombres porque las escritoras femeninas están cada vez más reconocidas.

En cuanto a Francia, el premio más importante es el Goncourt, concedido por primera vez en 1903. Durante todos estos años de vida del galardón, solo se ha entregado a diez mujeres en total. La última en el año 2016. Nos vamos a Inglaterra, donde el premio literario más reconocido es uno bastante más joven que los anteriores: el Man Booker. Dicho premio fue inaugurado en 1969. En este caso, tenemos que reconocer que el segundo premio entregado fue a una mujer: Bernice Rubens. Además, la cifra de mujeres premiadas es muy superior a la del Nobel y el Goncourt; en su lista de galardonados hay al menos diecisiete escritoras. Felicidades Inglaterra, eres el país ganador en lo que llevamos de entrada ahora mismo. En cuanto a Alemania, uno de los más importantes es el Premio Georg Büchner, constituido en 1923. Ha sido concedido a doce mujeres, desde su inauguración. En Italia destaca el Premio Strega, entregado también a doce escritoras, aunque el baremo no sea el mismo, ya que fue constituido veinte años después que el galardón alemán. En lengua portuguesa, el premio más importante es el Camões, desde 1989; ha sido entregado a siete mujeres, entre Brasil y Portugal.

Finalmente, vamos a analizar España. Aquí destacan el Premio Cervantes, el Premio Princesa de Asturias de las Letras, el Premio Nadal y el Premio Planeta, entre otros. Los dos últimos se encuentran en un plano mucho más comercial, puesto que son concedidos por editoriales. El Premio Cervantes lo concede el Ministerio de Cultura y fue creado en 1976. Desde ese año, han sido premiadas un total de cinco mujeres. En cuanto al segundo premio de la lista anterior, instituido en 1981, ha sido ganado por la friolera de seis escritoras. Toca agradecer a los premios comerciales, ambos instituidos a mediados de los noventa, el hecho de que hayan sido entregados a un mayor número de mujeres escritoras: el Premio Nadal a catorce y el Premio Planeta a quince.

Como se puede observar, las cifras no son agradables y mucho menos igualitarias. Tenemos que tener en cuenta que, en la época en la que se crearon la mayoría de estos premios, las mujeres que se dedicaban a la escritura no estaban muy bien vistas. También hay que reconocer que, con el transcurso de los años y el avance de las mentalidades (pelín cerradas anteriormente, diría yo), el número de mujeres galardonadas ha aumentado de manera considerable. Por lo tanto, después de esta investigación un poco deprimente, nos queda la esperanza de que en los próximos años no se tengan que escribir más artículos de este tipo. Que la diferencia entre escritores y escritoras premiados no sea algo llamativo. Que los premios literarios se entreguen por la calidad de las obras, no por el género de quien la escriba.