Reseñas de traducciones XLIX – «Blue»

Danielle Steel, Blue (Blue); traducción del inglés realizada por Inés Belaustegui Trías, Barcelona, Plaza Janés, 2017, 315 pp., ISBN 978-84-01-01970-8

Danielle Steel (Nueva York, 1947) es, a sus 73 años, una auténtica superventas. Publica en Estados Unidos, pero sus libros se han llevado a más de setenta países. Destaca, sobre todo por sus novelas románticas. Publicó su primera obra en 1973, aunque la escribió cuando tenía 18 años. Estudió en el Liceo Francés de Nueva York y habla cuatro idiomas. Algunas de sus obras más conocidas son La promesa, El anillo, Secretos, La boda, El beso… Es una lista infinita. Si os gusta la novela romántica, imagino que la conocíais. Yo nunca había leído nada de ella hasta que me topé con Blue.

Argumento

Ginny Carter era una periodista famosa, una mujer realizada y feliz y, por encima de todo, la madre orgullosa de un niño de tres años. Hoy es la única superviviente de un accidente que le destrozó la vida. Ginny dejó el trabajo, se alejó de sus amigos y lo vendió todo para viajar a los lugares más peligrosos del planeta, y ayudar a  mujeres y niños víctimas silenciosas de la guerra.

Durante el aniversario de aquel trágico accidente, Ginny conoce a Blue Williams, un chico de trece años que vive en la calle. La mujer logra acercarse al chaval y, poco a poco, surge el cariño, la complicidad y la sensación de amparo que ambos han perdido. Blue le ofrece a Ginny una mezcla de ingenuidad y sabiduría y ella, respeto, hasta que un nuevo revés ensombrece sus esperanzas en el futuro.

Edición, traducción y estructura de la obra

La edición es en tapa blanda pero de las resistentes, con solapas. En cuanto vi la cubierta, me recordó a navidad, por la nieve y las letras en rojo. Por dentro es muy sencillo, con letra grande y compuesto por 20 capítulos. Para mi gusto son demasiado largos; se trata del típico libro con el que no sabes dónde parar de leer, porque tienes que irte y para terminar el capítulo quedan cinco páginas.

La traducción corre a cargo de Inés Belaustegui, una intérprete de conferencias y traductora de inglés, francés y catalán, cuya profesionalidad se ve reflejada en este libro. Además de novelas, traduce textos técnicos de muchos ámbitos. No he tenido acceso al texto original completo, pero por el fragmento que he leído, Belaustegui ha sabido mantener las frases largas y cargadas de adjetivos de Danielle Steel. A mí la narración se me ha hecho un poco pesada, porque se utilizan párrafos enteros para describir un hecho concreto. Pero eso no quiere decir que la traducción no sea fiel. Al contrario.

Opinión

Vengo de leer Patria, un libro tan intenso y con una narración tan absorbente, que Blue me ha dejado indiferente. Es imposible comparar, puesto que son libros distintos y cada uno es bueno a su manera. Con esto no me refiero a que la historia sea superficial. De hecho también remueve sentimientos. Sin embargo, somos el resultado de los libros que leemos y no podemos evitar que nos influyan a la hora de opinar en nuestras siguientes lecturas.

Blue es una novela tierna y fácil. Como he comentado sobre la portada, desde el principio me recordó a la típica película de navidad (empieza ambientada en esa época). También es entretenida. Se lee rápido, aunque la manera de escribir de la autora no sea muy fluida. En resumen, es una historia bonita que, a pesar del nudo, no tiene muchas complicaciones. La recomiendo para cuando quieres leer sin pensar mucho y dejarte llevar por una novela sencilla.

Por otro lado, mientras leía, sentía que se repetía constantemente la historia sobre el pasado de la protagonista y todo lo que había sufrido. Eso queda claro en las primeras páginas y no veo necesario que se recuerde en cada capítulo. Creo que es un intento de que la trama sea más dolorosa de lo que ha resultado ser. O quizá la autora no ha sabido trasmitir el sufrimiento de Ginny. Al menos a mí, no me ha llegado. Tampoco es que yo haya encajado con su personalidad. Me parece muy bien que lo esté pasando mal, pero ¿qué tiene que ver eso con que no vayas a ver a tu padre enfermo? No he entendido ni su forma de ser ni tampoco la de su hermana, Becky. Una auténtica ama de casa (como no se cansa de repetir la voz narrativa) con tres hijos, que además se encarga sola de cuidar a su padre. Y no se enfada con su hermana. Los pocos reproches que le hace acaban en el aire, como si nada. En cuanto a la trama con Blue, tanto Ginny como él se encariñan en cinco minutos. Se supone que es un niño con un pasado malo, que no quiere tratos con nadie, pero crea un lazo fortísimo con Ginny en nada de tiempo.

Esas cosas, junto a ciertos valores rancios que se dejan entrever, son las que han hecho que este libro no me encante. Me ha gustado, sí. Y lo recomiendo porque, como he dicho, es una historia sencilla y entrañable. Pero sin más. Igual que me pasa con las películas de navidad, me ha parecido una historia inverosímil y con un final predecible.

Reseñas de traducciones XXVI – «La villa de las telas»

Anne Jacobs, La villa de las telas (Die Tuchvilla); traducción del alemán realizada por Marta Mabres Vicens, Barcelona, Plaza & Janés, 2018, 621 pp., ISBN 978-84-01-02052-0

La villa de las telas es la primera parte de una saga que ya tiene publicados dos libros más: Las hijas de la villa de las telas y El legado de la villa de las telas. Anne Jacobs es una escritora alemana que dejó su trabajo como profesora de secundaria para dedicarse a su pasión. Ha publicado algunas obras bajo seudónimo, pero se ha hecho mundialmente conocida gracias a esta historia. La villa de las telas es una saga familiar, con intrigas y romanticismo. La venden también como novela histórica, pero la verdad es que yo no he visto la historia por ningún sitio (más allá de que sabemos que está ambientada en la Alemania imperial de principios del siglo XX).

Argumento: «Una mansión. Una poderosa familia. Un oscuro secreto. Ausburgo, 1913. La joven Marie entra a trabajar en la cocina de la impresionante villa de los Melzer, una rica familia dedicada a la industria textil. Mientras Marie, una chica proveniente de un orfanato, lucha por hacerse un sitio entre los criados, los Melzer esperan con ansia el comienzo de la nueva temporada invernal de baile, cuando se presentará en sociedad su bella hija Katharina. Solo Paul, el heredero, permanece ajeno al bullicio, pues prefiere su vida de estudiante en Múnich. Hasta que conoce a Marie».

La primera edición de esta novela fue en 2014, en Múnich. En España, Plaza & Janés la publicó en el año 2018, imagino que con el anuncio de que la autora iba a sacar la tercera parte al año siguiente y gracias al éxito en su país. La edición que yo tengo es la reimpresión número diecinueve. Es de tapa blanda, pero de las resistentes, no de cartón. La imagen de la cubierta es muy evocadora e invernal. La obra está dividida en siete partes, cada una de ellas con un número diferente de capítulos. La longitud de estos varía, pero no son excesivamente largos. La traducción está realizada por Marta Mabres Vicens y está muy bien hecha. Ha conseguido un texto en español fluido, algo complicado si el original está en alemán. No he notado estructuras forzadas y el vocabulario y las expresiones están adecuados a la época en la que tiene lugar la novela. Esta traductora de alemán e inglés también ha traducido obras como El poder de las sombras (Lauren Kate, 2011); Renacer (Claudia Gray, 2011); La luz de Shambala (Peinkofer, 2012) o El ladrón de café (Tom Hillenbrand, 2016).

Los cuatro primeros capítulos los leí del tirón y muy rápido; me parecieron amenos y sencillos. Son introductorios pero me dieron buena impresión por la velocidad de la narración. En ellos vemos la presentación de la mayoría de personajes y escenarios. Sin embargo, poco a poco, el ritmo se vuelve cada vez más lento. Hasta el punto de que empecé a leer otros libros porque me sentía estancada con esta lectura. La cuestión es que la historia es interesante, se trata una buena saga familiar y siempre me gustan estas novelas. El problema está en que la autora introduce demasiadas historias paralelas al nudo principal. Me parece bien que haya sub-tramas si, a fin de cuentas, aportan detalles o ayudan algo a que se solucione el hilo central. Pero este no es el caso. A lo largo de sus seiscientas páginas vas leyendo cosas que no tienen nada que ver y tampoco aportan nada. Me da la sensación de que son puro relleno, cosa que no veo necesaria ya que, repito, la historia es buena. Creo que con menos páginas habría quedado perfecta.

Como conclusión, la recomiendo si te gustan las intrigas familiares pero sabiendo que vas a enfrentarte a un libro lento como un caracol. No sé si leeré la segunda y tercera parte, ya que el final ha quedado bastante cerradito (punto a favor). Quizá el año que viene me anime y continúe con estos Melzer a los que, tras tantos días en mi mesita, les he acabado cogiendo cariño.