Reseñas de originales XXXII – «El asesinato de Pitágoras»

Marcos Chicot, El asesinato de Pitágoras; Barcelona, Duomo Ediciones, 2015, 669 pp., ISBN 978-84-16261-20-8

El asesinato de Pitágoras no es la primera obra de Marcos Chicot (1971), pero sí la que lo dio a conocer de manera nacional e internacional. Una novela histórica de misterio, más bien policíaca, llena de acción y algo de amor. Este psicólogo y economista compaginaba ambas profesiones con la escritura, hasta que en 2013 se atrevió y autopublicó su libro. Se presentó al Premio Planeta, en el que consiguió la cuarta posición y en pocos meses su novela estuvo en los primeros puestos de los más vendidos. La historia tras El asesinato de Pitágoras, en la que se incluyen tres largos años de documentación, tiene mucho que ver con el nacimiento de su hija y la lucha por darle el mejor futuro posible. El propio autor lo explica en su página web; os animo a que leáis esta parte de su vida.

El libro cuenta con una segunda parte, La Hermandad (2014), pero puede leerse de forma independiente. Otras obras de Chicot son El asesinato de Sócrates (2016) y El asesinato de Platón (2020).

Argumento

El anciano filósofo Pitágoras, uno de los personajes con más poder de su época, está a punto de elegir un sucesor entre los grandes maestros cuando en su comunidad se inicia una serie de asesinatos. Tras los crímenes se atisba una mente oscura y poderosa que parece superar al propio Pitágoras. La enigmática Ariadna y el investigador egipcio Akenón tratarán de descubrir quién es el asesino a la vez que resuelven sus propios sentimientos. Un reto en el que los fantasmas del pasado se unen a las oscuras amenazas del presente.

Edición, traducción y estructura de la obra

La edición es muy completa y refleja a la perfección lo bien documentada que está la historia. Contiene mapas de la antigua Magna Grecia, una introducción sobre Pitágoras, el prólogo, 140 capítulos (sí, 140) y una carta dirigida a los lectores. Quizá el número de capítulos asuste, pero es necesario decir que son muy cortos, de dos o tres páginas como mucho. También tiene entradas de la Enciclopedia Matemática, en las que se explican conceptos que van a ser importantes en las siguientes partes de la trama. La narración y estos datos matemáticos aparecen en tipografías distintas, lo cual ayuda para que el lector sepa diferenciar qué forma parte de la historia y qué sirve como base para entender lo que viene.

Está narrado en tercera persona, con un narrador omnisciente. Es mi tipo de narración favorita, sobre todo en los libros de misterio porque puedes leer la historia desde arriba, desde un punto de vita general. Además, hay capítulos dedicados completamente al asesino: lo que hace, cómo piensa y sus objetivos (sin desvelar su identidad) y eso me ha parecido un toque interesante. Mi pequeña puntualización es que, para mi gusto, repite mucho los nombres propios cuando describe acciones. Ariadna pensó… Ariadna dijo… Ariadna se dirigió a… Todo dentro de un mismo párrafo en el que ya deduces que se está hablando del mismo personaje. Aunque como ya digo, es un detalle de estilo que tiene que ver más con el gusto de cada uno.

Opinión

En general, el libro me ha gustado. Al principio me parecía demasiado lento y no me enganchaba. Además, no paraba de compararlo con El ocho, un libro del mismo género y que tenía muy reciente, y eso no ayudaba. Me costó mucho trabajo entrar en el mundo creado por Chicot. Otro punto que no me gustó es que los personajes se desarrollan absolutamente todos, incluso los que salen dos veces. Entiendo que esto ayuda a crear el ambiente de incertidumbre porque, si todo el mundo es importante, todo el mundo puede ser el malo. Pero creo que en algunos casos no eran necesarias esas descripciones exhaustivas de personajes que no aportaban nada.

En la segunda mitad, el ritmo mejora mucho y comienzan a pasar ciertas cosas que te mantienen  en tensión y con ganas de seguir. Sin embargo, para entonces yo ya había adivinado prácticamente toda la trama de Ariadna y, lo más importante, sabía quién era el asesino. Y no es que tuviera sospechas, es que estaba segura y no me podía creer que fuera tan evidente. La verdad es que me decepcionó esta predictibilidad; esperaba un nudo más elaborado teniendo en cuenta la cantidad de páginas. También veo necesario señalar la presencia de escenas de torturas y violaciones muy descriptivas, algunas bastante crudas. Por otro lado, quedé prendada con toda la historia y la doctrina pitagórica. No sabía que Pitágoras había tenido tanta importancia política en su época ni conocía muchas de las características de su comunidad. Este personaje siempre me ha parecido muy curioso y he disfrutado aprendiendo tantos detalles de su pensamiento y de su forma de entender el mundo. En cuanto a la relación amorosa, bueno, indiferente. Desde mi punto de vista, no es importante para el tema central y tampoco es que tenga mucho peso más allá de un par de heroicidades por parte de los protagonistas.

Recomiendo este libro a los aficionados de la novela histórica, más que del misterio, porque a mi parecer tiene más presencia lo primero. Es una novela muy densa, pero los capítulos cortos ayudan a leerla con fluidez. Sin duda, muy entretenida. Si os animáis, espero que no descubráis el pastel tan pronto como yo.

Reseñas de originales XXIX – El cierre perfecto para Julia Domna

Santiago Posteguillo, Y Julia retó a los dioses; Barcelona, Editorial Planeta, 2020, (Autores españoles e iberoamericanos), 786 pp., ISBN 978-84-08-22469-3

Antes de nada, quiero avisar que esta es la segunda parte de la bilogía Julia Domna. Por lo tanto, si no habéis leído el primer libro y tenéis intención de hacerlo, no leáis esta reseña. Ni si quiera el argumento, ya que aparecen referencias que pueden estropear la trama de la primera parte.

Dicho esto, os dejo aquí el enlace a la reseña de Yo, Julia, con la que abrí esta sección del blog, donde hablo (obviamente) del primer libro y también de Santiago Posteguillo. Para no repetir datos, no voy a extenderme más con la introducción.

Argumento

Mantenerse en lo alto es mucho más difícil que llegar. Julia está en la cúspide de su poder, pero la traición y la división familiar amenazan con echarlo todo a perder. Para colmo de males, el médico Galeno diagnostica que la emperatriz padece lo que él en griego llama karkinos y que los romanos llaman cáncer.

Edición, traducción y estructura de la obra

La edición sigue la misma línea que la primera parte: mismo estilo de cubierta, misma estructura y mismos apéndices. Con el índice al final, el libro consta de: una nota previa, la presentación de los personajes, el prólogo, cinco partes que se dividen en capítulos y los apéndices. Estos últimos contienen la nota histórica explicativa, un mapa, el árbol genealógico de la familia imperial, planos de las batallas, un glosario y la bibliografía correspondiente.

En cuanto a la narración, tenemos de nuevo a nuestro querido médico, Galeno, al mando. Es el encargado de contarnos la historia de la emperatriz, de nuevo, a través de sus enemigos. Cada una de las cinco partes en las que se divide el libro corresponde a un enemigo. Además, entre parte y parte, el autor nos hace partícipes de las asambleas celebradas por los dioses romanos, en las que se debate la situación de Julia Domna.

Opinión

Qué decir de esta gran historia. Si me seguís en Instagram, ya sabéis que adoro a la protagonista, el contexto y lo que se cuenta. Si soy sincera, me da miedo no saber explicarlo bien en esta reseña. Pero haré lo que pueda.

Me ha encantado reencontrarme con Julia y los demás personajes. Sobre todo con Galeno; le tengo un cariño especial a ese anciano sabio. Nada más leer las 100 primera páginas, ya sabía que iba a amar la segunda parte tanto como la primera. La única pega que le pongo es que a veces el autor repite descripciones o hechos de los que ya ha hablado en capítulos anteriores. Supongo que la intención es que si el lector se despista en un libro tan denso, se reubique pronto en la historia. Sin embargo a mí me ha parecido innecesario.

El libro abre con los dioses reunidos en torno al debate de si Julia, una extranjera, debe estar en el trono de Roma. A partir de aquí vemos cómo se desarrolla toda la trama en la que, en esta ocasión, la mitología le ha robado un poco de protagonismo a las batallas militares. En comparación con Yo, Julia, que estaba lleno de estrategias, luchas y conquistas, su continuación apenas tiene peso militar. Aparecen batallas, por supuesto, pero el argumento se desarrolla más dentro del palacio que fuera. Los giros argumentales están llenos de traiciones, guerras, enfermedades, mentiras… Un pastel de intrigas estupendo.

También me ha parecido un libro mucho más duro. Se narran situaciones extremas, hechos denigrantes y atrocidades que, a fin de cuentas, se cometían en el día a día del Imperio Romano. En más de una ocasión, me he visto a mí misma juzgando a la propia Julia, desde el punto de vista de mi moral actual. Esto me lleva a expresar lo profundamente equivocada que estaba cuando pensaba que conocía a la protagonista. Para nada. Aquí Posteguillo nos enseña a una Julia más definida y nos permite entrar dentro de su cabeza de una manera increíble. Conocemos mucho más a fondo sus virtudes y sus defectos. Y su mayor obsesión: mantener el poder. Obsesión por la que comete más de una barbaridad. Pero, como ya dije en la reseña del primer libro: me gusta Julia porque es REAL; como todas las personas, tiene cosas buenas y malas. No es la típica heroína perfecta que te venden en muchas historias.

Por último, es digna de mención la elegancia con la que el autor nos cuenta todos los matices de la historia: los buenos y los reprochables. Se nota que tiene conocimiento de lo que habla y se aprecia el rigor histórico con el que escribe. Todo está documentado (siempre desde un punto de vista general, porque nunca conoceremos las conversaciones reales que tenía Julia con su esposo, por ejemplo) y las situaciones dudosas las aclara en la nota histórica del final.

No sé si os ha quedado claro que, si os gusta la novela histórica, tenéis que darle una oportunidad a esta bilogía. Todo el mundo debería conocer la vida y obra de Julia Domna. Y, una vez más, quiero dar las gracias al señor Posteguillo por sacar a la luz a una mujer olvidada y apagada por la historia.

Reseñas de traducciones XXVI – «La villa de las telas»

Anne Jacobs, La villa de las telas (Die Tuchvilla); traducción del alemán realizada por Marta Mabres Vicens, Barcelona, Plaza & Janés, 2018, 621 pp., ISBN 978-84-01-02052-0

La villa de las telas es la primera parte de una saga que ya tiene publicados dos libros más: Las hijas de la villa de las telas y El legado de la villa de las telas. Anne Jacobs es una escritora alemana que dejó su trabajo como profesora de secundaria para dedicarse a su pasión. Ha publicado algunas obras bajo seudónimo, pero se ha hecho mundialmente conocida gracias a esta historia. La villa de las telas es una saga familiar, con intrigas y romanticismo. La venden también como novela histórica, pero la verdad es que yo no he visto la historia por ningún sitio (más allá de que sabemos que está ambientada en la Alemania imperial de principios del siglo XX).

Argumento: «Una mansión. Una poderosa familia. Un oscuro secreto. Ausburgo, 1913. La joven Marie entra a trabajar en la cocina de la impresionante villa de los Melzer, una rica familia dedicada a la industria textil. Mientras Marie, una chica proveniente de un orfanato, lucha por hacerse un sitio entre los criados, los Melzer esperan con ansia el comienzo de la nueva temporada invernal de baile, cuando se presentará en sociedad su bella hija Katharina. Solo Paul, el heredero, permanece ajeno al bullicio, pues prefiere su vida de estudiante en Múnich. Hasta que conoce a Marie».

La primera edición de esta novela fue en 2014, en Múnich. En España, Plaza & Janés la publicó en el año 2018, imagino que con el anuncio de que la autora iba a sacar la tercera parte al año siguiente y gracias al éxito en su país. La edición que yo tengo es la reimpresión número diecinueve. Es de tapa blanda, pero de las resistentes, no de cartón. La imagen de la cubierta es muy evocadora e invernal. La obra está dividida en siete partes, cada una de ellas con un número diferente de capítulos. La longitud de estos varía, pero no son excesivamente largos. La traducción está realizada por Marta Mabres Vicens y está muy bien hecha. Ha conseguido un texto en español fluido, algo complicado si el original está en alemán. No he notado estructuras forzadas y el vocabulario y las expresiones están adecuados a la época en la que tiene lugar la novela. Esta traductora de alemán e inglés también ha traducido obras como El poder de las sombras (Lauren Kate, 2011); Renacer (Claudia Gray, 2011); La luz de Shambala (Peinkofer, 2012) o El ladrón de café (Tom Hillenbrand, 2016).

Los cuatro primeros capítulos los leí del tirón y muy rápido; me parecieron amenos y sencillos. Son introductorios pero me dieron buena impresión por la velocidad de la narración. En ellos vemos la presentación de la mayoría de personajes y escenarios. Sin embargo, poco a poco, el ritmo se vuelve cada vez más lento. Hasta el punto de que empecé a leer otros libros porque me sentía estancada con esta lectura. La cuestión es que la historia es interesante, se trata una buena saga familiar y siempre me gustan estas novelas. El problema está en que la autora introduce demasiadas historias paralelas al nudo principal. Me parece bien que haya sub-tramas si, a fin de cuentas, aportan detalles o ayudan algo a que se solucione el hilo central. Pero este no es el caso. A lo largo de sus seiscientas páginas vas leyendo cosas que no tienen nada que ver y tampoco aportan nada. Me da la sensación de que son puro relleno, cosa que no veo necesaria ya que, repito, la historia es buena. Creo que con menos páginas habría quedado perfecta.

Como conclusión, la recomiendo si te gustan las intrigas familiares pero sabiendo que vas a enfrentarte a un libro lento como un caracol. No sé si leeré la segunda y tercera parte, ya que el final ha quedado bastante cerradito (punto a favor). Quizá el año que viene me anime y continúe con estos Melzer a los que, tras tantos días en mi mesita, les he acabado cogiendo cariño.

Reseñas de originales IV – Conozcamos un poco más de Nieves Hidalgo con «Lady Ariana»

Nieves Hidalgo, Lady Ariana; Barcelona, B de Bolsillo, 2016, (Selección RNR), 331 pp., ISBN 978-84-9070-175-1

Lady Ariana es otra novela de la autora Nieves Hidalgo. Sin querer, las dos reseñas de originales de este mes han sido de obras de esta autora española. En este caso, se trata de otro romance histórico, publicado en 2016. Si queréis saber algún dato más de esta gran autora, consagrada en el género de novela romántica de época, podéis leer la reseña anterior.

Os dejo la sinopsis: «La promesa a un amigo moribundo obliga a Rafael Rivera, conde de Trevijo, a casarse con una díscola heredera inglesa, Lady Ariana Seton. Ella acepta el compromiso impuesto por su abuelo, con la confianza de conseguir un divorcio rápido y encontrar al hombre adecuado para ser su marido de forma permanente. En una época en la que España está dividida en dos bandos, los que tratan de instaurar de nuevo la monarquía y los que la denostan, Rafael y Ariana se verán envueltos en un complot para asesinar al que subiría al trono como Alfonso XII, mientras luchan enconadamente contra la atracción que, de forma irremediable, les va uniendo».

Es la segunda obra que leo de esta autora y no me ha defraudado. Es una novela romántica, ambientada entre España e Inglaterra, a mediados del siglo XIX. Me ha gustado la diferencia de escenarios y cómo los describe Hidalgo. Aquí, he notado un poco más el peso histórico, y el romance ha quedado relegado a un segundo plano en más de un capítulo. Creo que la balanza entre amor e historia está mucho más equilibrada en este libro que en Destinos cautivos. Los personajes también me han parecido que estaban mejor construidos y más de acuerdo con la época en la que viven. Sin embargo, el argumento ha flojeado un poco. Se me ha hecho más repetitivo y aún más previsible, si cabe. Así que, en conjunto, me quedo con Destinos cautivos, puesto que es bastante más entretenida y se lee más rápido que esta.

Yo tengo la versión para Kindle que vende Amazon, así que, en esta ocasión, no puedo hablaros sobre la calidad de la cubierta. La estructura es muy parecida a la otra novela que leí de Nieves Hidalgo: cuarenta y dos capítulos, algunos bastante más largos que otros, y un epílogo. Sé que existe, por si os interesa, una edición en tapa dura y otra en tapa blanda, publicados por la editorial B de Bolsillo.

Reseñas de originales III – «Destinos cautivos», una novela histórica ligera

Nieves Hidalgo, Destinos cautivos, Barcelona, Círculo de Lectores, 2015, 312 pp., ISBN 978-84-672-6294-0

Destinos cautivos es una obra, escrita por Nieves Hidalgo, que se publicó en 2015. Yo no lo sabía cuando lo pedí, pero me enteré después de que se trata de una precuela de otra novela: Amaneceres cautivos. En realidad, no es precuela en sí, sino la historia de dos de los personajes de esa novela, situada un tiempo antes de Amaneceres cautivos. En el título, la he llamado novela histórica ligera porque, aunque está situada en otra época e introduce datos y personajes reales, la carga histórica no es mucha. Entremezcla la parte romántica con la historia, dándole más peso a la primera. Eso es algo a lo que acostumbra esta novelista española, autora de casi treinta obras, en las que utiliza a menudo romances de época.

Aquí tenéis la sinopsis de la novela: «La impulsiva, imprudente y temeraria Elena Zúñiga no está dispuesta a ceder en aquello que más anhela: la libertad. Nada ni nadie le impondrá su voluntad. Ni aunque se trate del gallardo Diego Martín y Peñafiel, conde de Bellaste, con quien acaba de contraer matrimonio en una farsa acordada. Pero cuando un hombre y una mujer están destinados a amarse, no hay intrigas ni adversidades que logren separar dos corazones cautivos de amor».

En general, la novela me ha gustado. Aunque es muy predecible desde que lees la sinopsis. La protagonista no me ha caído muy bien, me parece repelente en muchas ocasiones. Tampoco me ha parecido creíble su actitud, excesivamente feminista, en esa época; creo que la autora ha creado un personaje del siglo XVI con unos ideales muy actuales. No me parece mal, sino poco creíble. Por otro lado, (atención, SPOILERS) el paso del odio al amor entre los personajes no es gradual. En un capítulo, Elena se niega en rotundo a mirar a Diego y de repente, en el siguiente, le confiesa que lo ama con locura. Eso me sorprendió bastante. Sin embargo, la novela es entretenida y la verdad es que está bien contada. La narración no es nada pesada y la autora le da un ritmo muy ágil.

La edición que yo tengo no es la que aparece en la foto, sino la de Círculo de Lectores, cedida por Ediciones B. Es de tapa dura, con una sobrecubierta verde muy bonita. Podéis verla en la foto que he subido a Instagram. Contiene cuarenta y ocho capítulos y un epílogo, sin índice. Los capítulos tienen una longitud media, aunque algunos son largos para mi gusto. En los primeros, la autora sitúa al lector poniendo al principio el lugar donde se desarrolla el capítulo. Sin embargo, a partir del número seis, deja de hacerlo, no sé por qué. Existe otra edición, vendida por Amazon, creo que en formato digital.

Reseñas de traducciones IX – «Las brujas de San Petersburgo», otra visión de los Romanov

Imogen Edwards-Jones, Las brujas de San Petersburgo (The Witches of St. Petersburg); traducción del inglés realizada por Mercè Diago Esteva, Barcelona, Ediciones B, 2019, (Grandes Novelas), 428 pp., ISBN 978-84-666-6566-7

Imagen: Penguin Random House

Las brujas de San Petersburgo es una novela de Imogen Edwards-Jones, publicada en 2019. Esta escritora y periodista es conocida por su serie de libros Babylon. Otra de sus obras que se han traducido al español es Un hotel en la Toscana (2006). Además, Edwards-Jones tiene una columna en The Telegraph. En este caso, se trata de una novela histórica, con toques de magia y esoterismo. Está basada en la historia de dos princesas de Montenegro, Militza Nikoláyevna y Anastasia Nikoláyevna (personajes reales), que se introducen en la corte de la Rusia imperial para conseguir el poder que desean.

Aquí tenéis la sinopsis: «Militza y Stana, hijas del empobrecido rey de Montenegro, se ven forzadas a casarse con dos miembros de la aristocracia rusa para que su padre logre recuperar parte de su posición. Pero su vida, a pesar del esplendor de la corte del zar Nicolás, no es fácil. Una de ellas, Militza, parece tener poderes ocultos y siente fascinación por todo lo relacionado con el esoterismo. Ante una influenciable zarina Alexandra, que haría cualquier cosa para darle al país un heredero, las dos hermanas despliegan su relación con el más allá y, entre sesiones de espiritismo, pócimas engañosas y coqueteos con la magia negra, logran hacerse con un gran dominio en la corte. Sin embargo, cuando den con Rasputín, precisamente en la búsqueda de un hombre con poder espiritual, descubrirán que quizás hayan ido demasiado lejos».

Me parece una historia bastante buena y con unas trazas históricas muy bien introducidas. La verdad es que, tal y como dice el título, me ha dado una visión completamente diferente de los Romanov. Yo tenía la imagen ingenua e inocente de la película Anastasia y, después de leer este libro, me han cambiado los esquemas con respecto al zar y a la corte. Hay que reconocer que es algo lógico: no puedo comparar una película para niños con una novela histórica. Pero el libro me ha sorprendido y creo que, en parte, es por mi relación con dicha película. Aporta un retrato de la familia imperial rusa mucho más realista y coherente con la situación que se estaba dando en aquella época. La historia está narrada en tercera persona, pero siempre desde el punto de vista de las protagonistas, Militza y Stana. Si tuviera que elegir, me quedaría con la primera, ya que me parece el personaje mejor construido y el más interesante. También ha cumplido mis expectativas con respecto a la magia: no se trata de conjuros simples e infantiles, sino que la autora describe magia real, ancestral, de la que procede de la madre naturaleza y se canaliza. Esa parte me ha encantado, porque trata temas como el esoterismo y la religión desde un punto de vista objetivo. Se limita a narrar.

El punto negativo se lo doy a la confusión con los nombres de los personajes. Obviamente, esto no es culpa de la autora; está basada en personajes reales y no iba a cambiar los nombres. Pero considero que es difícil distinguir algunos: el sesenta por cierto de los personajes se llamaban Nicolás. También se repetían María y Félix, entre otros. Por lo tanto, hay que agradecer que la edición contenga una lista con todos los personajes al principio del libro. Recalco lo de «al principio», porque contiene un spoiler… No es que sea algo trascendental para la historia, pero a ver, sigue siendo un spoiler. Habría visto más oportuno que la lista se colocara al final, para que, al menos quien no necesitara consultarla, no se comiera ese adelanto innecesario.

La edición es de tapa dura con sobrecubierta. La imagen que aparece en la cubierta es preciosa, muy acorde con el lujo la corte imperial rusa; esos motivos dorados y plateados, y el palacio de invierno de fondo me han fascinado. En la foto no se aprecia bien, pero podéis ver la foto que he subido a Instagram para comprobar lo bonita que es. Como he dicho más arriba, contiene una lista de personajes. Además de los treinta y cuatro capítulos, tiene un prólogo y un epílogo. Los capítulos son bastante cortitos y muy rápidos de leer.

La publicación de la obra original fue en 2018. Esta es la primera edición en español, llevada a cabo por Ediciones B, sello de Penguin Random House. La traducción está a cargo de Mercè Diago Esteva y he de decir que tiene aspectos positivos y negativos. En general, la traductora ha sabido acertar. En cuanto a lo positivo, el lenguaje soez se ha mantenido y eso, como ya he explicado antes, me encanta, ya que estoy totalmente en contra de la autocensura del traductor. En ningún momento rebaja el tono de los personajes y el texto es fluido. No parecería que estuvieses leyendo una traducción si… no estuviera plagada de adverbios acabados en -mente. Sobre todo «realmente». De verdad, es algo que me molesta mucho, porque el español tiene métodos mejores para traducir dichos adverbios. Un ejemplo de la novela: «Personalmente, no me gusta especialmente […]». ¿En serio? ¿Eran necesarios esos dos adverbios juntos? Comprendo que, durante el proceso de traducción de una obra tan larga, se cuelen este tipo de descuidos, pero creo se puede solucionar de manera fácil, a golpe de corrector.

A pesar del detalle que no me ha gustado, recomiendo el libro por la calidad del argumento y lo que engancha. Además, el orden narrativo es original, ya que no es lineal: la historia parte de un punto al que la autora no vuelve hasta que faltan unas cien páginas para el final. Espero que, si lo leéis, os guste tanto como a mí.