Reseñas de originales XXXII – «El asesinato de Pitágoras»

Marcos Chicot, El asesinato de Pitágoras; Barcelona, Duomo Ediciones, 2015, 669 pp., ISBN 978-84-16261-20-8

El asesinato de Pitágoras no es la primera obra de Marcos Chicot (1971), pero sí la que lo dio a conocer de manera nacional e internacional. Una novela histórica de misterio, más bien policíaca, llena de acción y algo de amor. Este psicólogo y economista compaginaba ambas profesiones con la escritura, hasta que en 2013 se atrevió y autopublicó su libro. Se presentó al Premio Planeta, en el que consiguió la cuarta posición y en pocos meses su novela estuvo en los primeros puestos de los más vendidos. La historia tras El asesinato de Pitágoras, en la que se incluyen tres largos años de documentación, tiene mucho que ver con el nacimiento de su hija y la lucha por darle el mejor futuro posible. El propio autor lo explica en su página web; os animo a que leáis esta parte de su vida.

El libro cuenta con una segunda parte, La Hermandad (2014), pero puede leerse de forma independiente. Otras obras de Chicot son El asesinato de Sócrates (2016) y El asesinato de Platón (2020).

Argumento

El anciano filósofo Pitágoras, uno de los personajes con más poder de su época, está a punto de elegir un sucesor entre los grandes maestros cuando en su comunidad se inicia una serie de asesinatos. Tras los crímenes se atisba una mente oscura y poderosa que parece superar al propio Pitágoras. La enigmática Ariadna y el investigador egipcio Akenón tratarán de descubrir quién es el asesino a la vez que resuelven sus propios sentimientos. Un reto en el que los fantasmas del pasado se unen a las oscuras amenazas del presente.

Edición, traducción y estructura de la obra

La edición es muy completa y refleja a la perfección lo bien documentada que está la historia. Contiene mapas de la antigua Magna Grecia, una introducción sobre Pitágoras, el prólogo, 140 capítulos (sí, 140) y una carta dirigida a los lectores. Quizá el número de capítulos asuste, pero es necesario decir que son muy cortos, de dos o tres páginas como mucho. También tiene entradas de la Enciclopedia Matemática, en las que se explican conceptos que van a ser importantes en las siguientes partes de la trama. La narración y estos datos matemáticos aparecen en tipografías distintas, lo cual ayuda para que el lector sepa diferenciar qué forma parte de la historia y qué sirve como base para entender lo que viene.

Está narrado en tercera persona, con un narrador omnisciente. Es mi tipo de narración favorita, sobre todo en los libros de misterio porque puedes leer la historia desde arriba, desde un punto de vita general. Además, hay capítulos dedicados completamente al asesino: lo que hace, cómo piensa y sus objetivos (sin desvelar su identidad) y eso me ha parecido un toque interesante. Mi pequeña puntualización es que, para mi gusto, repite mucho los nombres propios cuando describe acciones. Ariadna pensó… Ariadna dijo… Ariadna se dirigió a… Todo dentro de un mismo párrafo en el que ya deduces que se está hablando del mismo personaje. Aunque como ya digo, es un detalle de estilo que tiene que ver más con el gusto de cada uno.

Opinión

En general, el libro me ha gustado. Al principio me parecía demasiado lento y no me enganchaba. Además, no paraba de compararlo con El ocho, un libro del mismo género y que tenía muy reciente, y eso no ayudaba. Me costó mucho trabajo entrar en el mundo creado por Chicot. Otro punto que no me gustó es que los personajes se desarrollan absolutamente todos, incluso los que salen dos veces. Entiendo que esto ayuda a crear el ambiente de incertidumbre porque, si todo el mundo es importante, todo el mundo puede ser el malo. Pero creo que en algunos casos no eran necesarias esas descripciones exhaustivas de personajes que no aportaban nada.

En la segunda mitad, el ritmo mejora mucho y comienzan a pasar ciertas cosas que te mantienen  en tensión y con ganas de seguir. Sin embargo, para entonces yo ya había adivinado prácticamente toda la trama de Ariadna y, lo más importante, sabía quién era el asesino. Y no es que tuviera sospechas, es que estaba segura y no me podía creer que fuera tan evidente. La verdad es que me decepcionó esta predictibilidad; esperaba un nudo más elaborado teniendo en cuenta la cantidad de páginas. También veo necesario señalar la presencia de escenas de torturas y violaciones muy descriptivas, algunas bastante crudas. Por otro lado, quedé prendada con toda la historia y la doctrina pitagórica. No sabía que Pitágoras había tenido tanta importancia política en su época ni conocía muchas de las características de su comunidad. Este personaje siempre me ha parecido muy curioso y he disfrutado aprendiendo tantos detalles de su pensamiento y de su forma de entender el mundo. En cuanto a la relación amorosa, bueno, indiferente. Desde mi punto de vista, no es importante para el tema central y tampoco es que tenga mucho peso más allá de un par de heroicidades por parte de los protagonistas.

Recomiendo este libro a los aficionados de la novela histórica, más que del misterio, porque a mi parecer tiene más presencia lo primero. Es una novela muy densa, pero los capítulos cortos ayudan a leerla con fluidez. Sin duda, muy entretenida. Si os animáis, espero que no descubráis el pastel tan pronto como yo.

Reseñas de traducciones XXXIX – «El ocho»

Katherine Neville, El ocho (The Eight); traducción del inglés realizada por Susana Constante, Barcelona, Byblos, 2004, 864 pp., ISBN 9788466616164

El ocho es la primera novela de la escritora estadounidense Katherine Neville (1945). Se publicó en el año 1988 y se convirtió en un auténtico líder de ventas. A día de hoy, cuenta con diecinueve ediciones. Aunque escribe relatos y poemas desde niña, antes de dedicarse por entero a la escritura, Neville fue vicepresidenta del Banco de América, además de asesora técnica en empresas como IBM. Veinte años después de publicar esta novela, vio la luz su secuela El fuego (2008). Otras de sus obras son Riesgo calculado (1992) y El círculo mágico (1998). El ocho es una novela compleja, con mezcla de misticismo, conocimiento ancestral, ciencia, alquimia y hermetismo. Esta combinación es propia de casi todas sus obras y se la considera, según el escritor Javier Sierra, la madre de la novela esotérica.

Argumento

«Catherine Velis, una alta ejecutiva experta en ordenadores, se ve atrapada sin quererlo en la búsqueda de un legendario ajedrez que perteneció al emperador Carlomagno. El campeón soviético de este deporte, de gira por Nueva York, le advierte que corre un grave riesgo si se empeña en encontrar las piezas, pues en ellas reside una antigua clave de una fórmula ligada a la alquimia, la masonería y los poderes cósmicos. Ese mágico ajedrez, enterrado durante años en una abadía francesa, nos conducirá (de 1790 a 1970) por la historia de los personajes que poseyeron sus piezas y por la larga serie de crímenes que se cometieron para hacerse con ellas».

Edición, traducción y estructura de la obra

Esta edición de Byblos es de tapa blanda y con una letra bastante pequeña. El libro se compone de veintiocho partes irregulares, cada una subdividida en una especie de capítulos cortos sin numerar, separados por el símbolo del infinito. Tiene un índice al final. En cuanto a la estructura interna, la historia se narra en dos hilos temporales distintos, que se van entrelazando hasta que llegan a ser casi paralelos.

A pesar de haber sido reeditado durante más de dos décadas, se ha utilizado siempre la misma traducción, que pertenece a Susana Constante (1944 – 1993). Esta traductora argentina ha trasladado al español textos de los conocidos Michael Ende y Stephen King, entre otros. Además, también escribió sus propias novelas, como La creciente (1982) y El guardián de Ardis (1989). En mi opinión, la traducción es buena y fluida. Sin embargo, se trata de un texto escrito hace treinta años y tiene alguna que otra palabra que, en nuestros días, podría llegar a considerarse políticamente incorrecta, como moro o chusma (para referirse al pueblo llano).

Opinión

A mí me das una conspiración mezclada con ocultismo y me conquistas para siempre. No puedo evitar sentirme atraída por este tipo de temas y a día de hoy no existe ninguna novela de este género que no me haya gustado. Así que no sé si esta reseña va a ser la más objetiva del mundo.

Me ha parecido un libro muy interesante por todos los temas que abarca, desde Mesopotamia y Fenicia hasta la Revolución Francesa. Algunos aparecen más desarrollados que otros, pero al final de la historia te das cuenta de que todo cuadra y de que nada sobra. Al menos para mí; he visto otras opiniones en las que se señala que el libro tiene mucha paja. Como siempre, para gustos están los colores. Por otro lado, si tuviera que escoger entre los dos hilos temporales en los que se desarrolla, me quedo con el de 1790, ya que en él es donde aparecen más datos sobre el ajedrez de Montlange y su historia.

Se lo recomiendo a los amantes del misterio y de la historia. Eso sí, no esperéis un ritmo rápido y agitadísimo, porque os decepcionará. La historia se desarrolla de manera muy lenta, con un montón de referencias a personajes ilustres en medio. Entre dichos personajes se encuentra Napoleón, Newton, Bach, Catalina la Grande, Euler o Pitágoras. Un auténtico batiburrillo que puede echar para atrás. Sin embargo, como he dicho más arriba, todo está hilado perfectamente y entre nuestras dos protagonistas, Mireille, por un lado, y Cat Velis por otro, consiguen que todo quede atado. Hablando de los personajes, Cat me cae bastante bien; creo que es una mujer inteligente y que no recula cuando hay problemas. Hay un detalle curioso y es que los nombres de la autora y de la protagonista son muy similares, además de que su fecha de cumpleaños es el mismo día. Esto es algo que se le ha criticado a Neville, pero yo creo que cada persona puede encontrar la inspiración donde le apetezca. En cuanto a Solarin, el protagonista masculino, también me gusta aunque me he quedado con ganas de conocer más su pasado. Es algo que se trata de manera superficial y me habría gustado conocerlo un poco más. El resto de personajes, Lily, Mordecai, Harry, Kamel, Blanche… me gustan todos, los buenos y los malos. Además la historia da unos giros increíbles y no se conocen las intenciones de cada uno y quienes son realmente hasta el final. La única pega que le pongo es que creo que la relación entre dos de los personajes podría haberse desarrollado un poco más o, al menos, introducirse antes. Esto es algo minúsculo, porque el elemento romántico en este libro es algo totalmente secundario y no afecta en nada a la trama central.

Podría estar escribiendo páginas y páginas sobre este libro, porque es tan denso que una reseña de dos hojas se le queda corta. Así que os animo a que le deis una oportunidad y saquéis vuestras propias conclusiones. Eso sí, tomáoslo con calma o las piezas del ajedrez acabarán por explotaros la cabeza.

Reseñas de originales XVI – «Verba», un libro con protagonistas traductores

José García Ortega, Verba; Madrid, Atlantis, 2013, 390 pp., ASIN B00L6WRE2S

Verba es la primera y única novela (por ahora) del barcelonés José García Ortega. Estudió Filología Hispánica, lo que le permitió obtener los conocimientos lingüísticos e históricos que ha desarrollado en esta novela. Además de escribir, es docente, investigador documental y trabaja para el sector de la automoción. El tema central del libro es el misterio que deben resolver sus protagonistas, pero aparecen un montón de referencias históricas que no tienen desperdicio.

Argumento: «En 1504, cuatro Grandes Maestres de cuatro Grandes Órdenes reciben las cuatro partes de un extraño acertijo que deben resolver, para acudir a una reunión secreta. Más de quinientos años después, una pareja de traductores recibirá el encargo más misterioso y mejor pagado al que se hayan enfrentado jamás: descifrar el mensaje que se esconde detrás de los fragmentos de un Mezzo Incastrato oculto en originales de la Grammática de Nebrija. Ayudados de un sabio anticuario, una audaz empresaria y un documentalista con contactos, los traductores, convertidos en osados investigadores, tratarán de resolver el misterio antes de que lo hagan los secuaces de un corrupto político».

Lo he leído en formato digital y no sé muy bien cómo se estructuran los capítulos en el libro físico. En Kindle aparecen con un número pequeñito en la esquina superior izquierda. En total, son cincuenta y ocho, pero no son muy largos y la pluma de García Ortega es fluida, así que no se hacen pesados. En cuanto a la estructura interna, la obra se divide en dos líneas temporales: el presente y el siglo XVI, ambos narrados con un narrador omnisciente.

En cuanto vi que los protagonistas eran traductores supe que tenía que leer este libro. Después, cuando leí la sinopsis ya terminó de conquistarme. Ha sido una lectura intensa; no podía parar de leer. El misterio que rodea el encargo que reciben los traductores me tenía en vilo y engancha mucho. La verdad es que contiene escenas bastante duras; las  descripciones de los ataques, torturas y violaciones son muy gráficas. Aún así, no son muchas y merece la pena pasar por el mal trago. Lo que más me ha gustado ha sido las referencias a Antonio de Nebrija y su obra, así como el hilo temporal medieval. Hay que destacar que, en cada uno de los tiempos, el narrador usa un lenguaje distinto; esto ayuda a diferenciar aún más las dos partes de la historia y a meterme de lleno en el ambiente que te está describiendo. Además, el autor escribe muy bien y se notan los conocimientos que tiene en cada frase del libro. Por otro lado, lo que menos me ha gustado ha sido el final… Me da la sensación de que está inacabado, o hecho con prisa. Creo que se le da mucho bombo al asunto durante el desarrollo y cuando llegas al desenlace te quedas igual que estabas. Con ganas de que te revelen otra cosa. Desde luego, para mí, no es el final que se merece esta historia. Pero recomiendo su lectura a todo aquel que le guste el género histórico o que le llamen la atención los temas lingüísticos.

Reseñas de traducciones XXIII – «La hija del relojero», primer contacto con Kate Morton

Kate Morton, La hija del relojero (The Clockmaker’s Daughter); traducción del inglés realizada por Máximo Sáez, Barcelona, Penguin Random House Grupo Editorial, 2018, 640 pp., ISBN 978-84-9129-216-6

La hija del relojero es la última novela que ha publicado la escritora Kate Morton (1976, Berri). Esta australiana se licenció en Discurso y Drama, en Londres; estudió en la Real Academia de Arte Dramático y es gradudada en Literatura Inglesa, en la Universidad de Queensland. Empezó a leer desde pequeña y su primera novela publicada fue La Casa de Riverton, en el año 2006, que se convirtió en un súper-ventas. La literatura de Morton se caracteriza por mezclar elementos góticos, victorianos y de misterio; con toques de las hermanas Brönte y Charles Dickens. Otras de sus novelas son El jardín olvidado (2008), Las horas distantes (2010) o El último adiós (2015). La hija del relojero es una novela de misterio situada entre el Londres victoriano y el actual. Trata temas como la temporalidad, el amor y la lealtad. Esta reseña puede contener spoilers.

Sinopsis: «¿Mi nombre verdadero? Nadie lo recuerda. ¿Los sucesos de aquel verano? Nadie más los conoce.

En el verano de 1862, un grupo de jóvenes artistas, guiados por el apasionado y brillante Edward Radcliffe, viaja a Birchwood Manor, una casa de campo a orillas del Támesis. Tienen un plan: vivir un mes recluidos y dejarse llevar por su inspiración y creatividad. Sin embargo, cuando el verano toca a su fin, una mujer ha muerto de un disparo y otra ha desaparecido, se ha extraviado una joya de valor incalculable y la vida de Edward Radcliffe se ha desmoronado.

Unos ciento cincuenta años más tarde, Elodie Winslow, una joven archivista de Londres, descubre una cartera de cuero que contiene dos objetos sin relación aparente: una fotografía en sepia de una mujer de gran belleza con un vestido victoriano y el cuaderno de bocetos de un artista en el que hay un dibujo de una casa de dos tejados en el recodo de un río. ¿Por qué Birchwood Manor le resulta tan familiar a Elodie? ¿Y quién es esa hermosa mujer que aparece en la fotografía? ¿Le revelará alguna vez sus secretos?».

De verdad es que no puedo con estas sinopsis que ocupan una carilla entera. ¿Qué necesidad hay? No puedo. Después de soltar este comentario tan bonito y constructivo, empiezo con la reseña del libro. La hija del relojero es una novela compleja. Diría que es una de las tramas más complicadas que he leído. Miento; no es la trama la que es complicada, sino la manera en la que la expone la autora. Y creo que por eso es un libro tan extenso y ha habido gente a la que le ha parecido pesado. Sin embargo, a mí me ha gustado. La historia no está contada de manera lineal, sino a saltos entre el pasado y el presente y, además, a dos voces (un narrador omnisciente y una narradora protagonista). Hay por lo menos treinta personajes y los dos narradores te hablan de todos. O sea, que hay que estar muy atento. Yo he tenido que volver hacia atrás más de una vez porque no sabía quién me estaba narrando. Pienso que es una historia que podría haberse contado de una forma mucho más simple, pero perdería la gracia. Perdería la frustración que produce cuando no sabes por qué te está hablando de ese personaje y perdería la sorpresa cuando ese personaje es una pieza clave cuatro capítulos después. Desde mi punto de vista, Kate Morton ha creado un puzle muy bien hilado y en el que todas las piezas encajan al final. El desenlace de la historia de la narradora protagonista me ha parecido desgarrador. Me dejó una sensación de angustia y agonía, que me duró varios días. Esto quizá no le pase a todo el mundo, pero yo soy bastante sensible y a lo mejor lo estoy exagerando. En cuanto al desenlace de toda la historia, en general, me ha gustado. La única pega que le pongo es que la trama de Elodie se queda un poco abierta. Comprendo que es un libro auto-conclusivo, pero es que la autora no aclara nada a final. Los primeros capítulos son muy explicativos en lo que respecta a su vida, pero la conclusión de su historia es inexistente. Aun así, es un libro entretenido y que he disfrutado. Además, la intriga se ha mantenido durante toda la obra. Es un conjunto de historias, de vidas de personas, que se unen para crear un hilo temporal perfecto.

La edición es en tapa dura con una sobrecubierta preciosa. Sobrecogedora. En el libro, Elodie afirma que la fotografía que se encuentra es magnética. Y yo pienso lo mismo de la imagen de la portada. No puedes dejar de mirarla. Es una edición muy elaborada y cuidada. Otra cosa que me ha gustado mucho es el mapa de Londres, en tonos sepia, que aparece antes de las guardas. El libro se divide en cuatro partes, cada una con un número diferente de capítulos. La más extensa es la primera. Como la historia está narrada a dos voces, los inicios de capítulo son diferentes para cada narrador: para el omnisciente, con números arábigos; para la narradora protagonista, números romanos. 

La primera edición en español fue en noviembre de 2018, mediante Suma de Letras, sello que pertenece al grupo Penguin Random House. La segunda reimpresión fue en enero de 2019. La traducción está firmada por Máximo Sáez y me parece exquisita. Mientras leía, se me olvidada que era un texto traducido. Podría pasar por una obra original en español. No he notado calcos, ni oraciones raras; tiene muy buena fluidez y se han marcado perfectamente los rasgos distintivos de los personajes, ya que pertenecen a épocas distintas. Máximo Sáez es un traductor autónomo, que traslada textos del inglés al español. Ha participado en traducciones de algunas obras infantiles y juveniles. No he encontrado muchas referencias a sus otras obras, pero desde mi humilde blog, le envío mis respetos. Una traducción estupenda.

Volviendo al libro en sí, es mi primer contacto con Kate Morton y ha sido bastante bueno. Antes de leer el libro, vi algunas críticas de lectores habituales de la autora que decían que era la novela más floja hasta la fecha; que no les había gustado nada y que no parecía propia de Morton. Así que, si esta es la «peor» y me ha gustado, seguramente las demás me gustarán todavía más.