Reseñas de originales XXVIII – «Where I’m Reading from»

Tim Parks, Where I’m reading from; Londres, Vintage, 2014, 255 pp., ISBN 9781784701796

Where I’m reading from es una recopilación de ensayos sobre literatura y el mundo del editorial, escritos por Tim Parks (1954). Primero fueron escritos para el New York Review of Books y, posteriormente, fueron reunidos en un solo libro, que en español se puede encontrar con el título «Desde aquí leo». Tim Parks es escritor, traductor y profesor de Traducción en la Universidad de Milán. Además de ensayos, escribe también novelas de ficción. En esta colección de artículos habla de todo lo que rodea al libro sin pelos en la lengua y desde su propia experiencia.

Argumento

In this collection of lively and provocative pieces, Tim Parks talks about what readers want from books and how to look at the literatura we encounter in a new light.

Edición, traducción y estructura de la obra

La edición que yo tengo es en tapa blanda y de un tamaño muy manejable. Cuenta con una introducción, seguida de cuatro partes que se dividen en varios artículos. Son piezas cortas, de cuatro páginas como mucho, que se leen muy rápido. Al final, tiene un índice con los nombres de todos los escritores, lingüistas, psicólogos y profesionales del mundo editorial que nombra a lo largo del libro. Aparecen por orden alfabético y con las páginas en las que están nombrados.

Opinión

Yo lo catalogaría como un libro de consulta. Después de leerlo, el resultado ha sido un libro subrayado, anotado, con partes traducidas y con párrafos enteros enmarcados. No sabía que existía Tim Parks y ahora quiero leer todos los ensayos que ha escrito. Al tener experiencia en el mundo literario, ha visto y vivido muchas situaciones que cuenta sin preámbulos. Es un libro muy documentado lleno de preguntas. Sí, de preguntas. Me ha hecho cuestionarme cosas como ¿por qué me gustan unos libros y otros no? ¿Somos adictos a los finales? ¿Es lícito dejar un libro a medias? ¿Hay escritores que escriben solo por dinero? Estas cuestiones y otras muchas son las que desarrolla Parks a lo largo de todo el libro. Relaciona los gustos literarios con la educación familiar de cada uno, pone en tela de juicio la necesidad de los premios literarios, los derechos de autor y explica de manera clara cómo afecta la traducción a los originales. Aunque hay partes en las que no coincido con su opinión (ya que no podemos olvidar que él habla desde su propia experiencia), he aprendido mucho leyendo este ensayo.

Por otro lado, es un libro demasiado técnico en algunas ocasiones y me he perdido varias referencias a autores y obras que no conocía. Sin embargo, esto se compensa con unas explicaciones muy fluidas, llenas de ejemplos y anécdotas del propio autor como profesor en la universidad. A mí me ha parecido un libro interesantísimo, al que estoy segura de que volveré más de una vez. Y, como dije al principio, leeré otros de los ensayos de este escritor (ya le tengo echado el ojo a uno centrado en la traducción).

La verdad es que no es un libro para todo el mundo. Como siempre ocurre con la no-ficción, tiene que gustarte el tema que trata. En este caso, lo recomiendo para personas a las que les encante la metaliteratura. Aunque quizá la primera parte, mi favorita, pueda ser del gusto de la mayoría, ya que está centrada por completo en el tema del libro

Reseñas de originales XXVII – «Drácula»

Bram Stoker, Dracula; Londres, Penguin Random House, 2012, (Penguin English Library), 445 pp., ISBN 9780141199337

Drácula es la novela más conocida del escritor irlandés Bram Stoker (1847-1912). Sin embargo, no es la única; escribió otras historias que no tuvieron tanto éxito como la del vampiro: El paso de la serpiente (1890), El misterio del mar (1902) o La dama de la mortaja (1909). Antes de dedicarse a la escritura, era funcionario público y, a la vez, escribía críticas teatrales. También fue representante y secretario del actor Henry Irving. La fama literaria le llegó con Drácula, publicada en 1847, y que se ha convertido en todo un clásico a día de hoy. Aunque él no inventó el mito de los vampiros, sí que consiguió darle la forma definitiva a través de los relatos que aprendió del erudito húngaro Hermann Bamberger.

Argumento

Jonathan Harker viaja al Castillo Drácula para ver al noble de Transilvania, Conde Drácula. Los habitantes de la zona le ruegan que no vaya allí, porque en la víspera del Día de San Jorge, todo lo malo del mundo sale a la luz. Pero Jonathan tiene que llevar a cabo un negocio y se dirige al castillo… Y entonces comienza la pesadilla.

Edición, traducción y estructura de la obra

El libro es una edición en inglés de hace algunos años, de la colección Penguin English Library. La verdad es que está muy bien porque, aunque en algunas partes el lenguaje me haya parecido más complicado, al menos no he tenido que lidiar con una mala traducción. Es un riesgo que siempre se corre cuando lees un clásico y creo que si además de que el ritmo del propio libro no me dejaba avanzar, hubiera tenido que pelearme con una traducción mal hecha, habría terminado por abandonarlo.

El libro se compone de veintisiete capítulos en los que los narradores son los propios personajes. Es decir, la historia se narra mediante diarios, cartas y telegramas (en alguna ocasión también se incluyen recortes de periódicos y noticias). Este formato epistolar, al principio me pareció muy original y me gustó. Sin embargo, cuando se van añadiendo personajes a la trama, todo se vuelve más redundante. Al final terminas leyendo casi lo mismo, pero en dos o tres versiones diferentes.

Opinión

Para mí ha sido muy difícil tener una opinión clara de este libro. Los vampiros me gustan y me apetecía mucho conocer su origen, por eso lo cogí con bastantes ganas. La primera parte, en la que Jonathan va a Transilvania y conoce al Conde, me creó buena impresión. El libro empezó gustándome pero poco a poco se desinfló la emoción, porque se vuelve lento, lento, lentísimo. Todas las veces que escriba ese adjetivo son pocas para lo desesperante que me ha parecido el ritmo de la historia. Puedes leerte dos capítulos de veinte páginas cada uno y que no pase absolutamente nada. El principal encargado de que ocurra esto es el personaje de Van Helsing y sus discursos morales/machistas kilométricos. Con el potencial que tenía este personaje y lo que podría haberme gustado, ¿cómo, Bram Stoker, has conseguido que me resulte tan pesado? Como él no va a poder contestarme, ya lo hago yo: porque su moral es rancia y no he podido evitar leerlo con una mentalidad moderna. Me ha resultado imposible intentar comprender las cosas que decía sobre las mujeres, su debilidad y la necesidad de ser protegidas por los hombres. Me ha superado este señor y me ha puesto de los nervios un número incalculable de veces.

Dejando esto a un lado, voy con las cosas positivas. Los elementos que sí me han gustado han sido la historia en sí, la ambientación y todas las características que rodean a los vampiros que provienen de este libro. Algunas son de sobra conocidas en nuestra cultura popular y me ha entusiasmado saber de dónde venían. También ha habido otras que no tenía ni idea de que estuvieran relacionadas con Drácula y me han sorprendido. Como ya he dicho antes, los primeros capítulos son muy interesantes y me atraparon desde el principio. Las tramas que se van añadiendo después, aunque podrían haberse solucionado en menos páginas, también me han gustado. Cómo han terminado es otra cosa; me habría quedado con mejor sabor de boca si el final hubiera sido distinto para alguna de ellas. En cuanto a personajes favoritos, para mí han sido Mina (la gran señora Mina), Jonathan y el doctor Seward.

En resumidas cuentas: buena historia, pésimo ritmo. Al menos para mi gusto. Soy consciente de que es el clásico favorito de mucha gente, pero lo siento, a mí me ha sacado de quicio varias veces. Por suerte, lo hemos leído en el club de lectura y con las opiniones de todos y los ánimos mutuos para terminarlo se ha hecho mucho más ameno. Ahora ya solo me queda ver las adaptaciones que se han hecho de la obra. Aunque presiento que, en esta ocasión y sin que sirva de precedente, la película va a gustarme más que el libro.

Reseñas de traducciones XLI – «Brujas literarias»

Taisia Kitaiskaia; Katy Horan, Brujas literarias (Literary Witches); traducción del inglés realizada por Graciela Romero Saldaña, Barcelona, Martínez Roca, 2018, 136 pp., ISBN 9786070752070

Brujas literarias es una recopilación de autoras de todos los tiempos, realizada por la escritora y poeta Taisia Kitaiskaia. Se publicó en 2017, año en el que también vio la luz otro de sus libros: Ask Baba Yaga. En este año, ha publicado el libro de poemas The Nightgown and other poems, que todavía no tenemos en español. La otra cara de Brujas literarias es Katy Horan, la ilustradora que ha conseguido expresar visualmente la magia de los relatos de Taisia. Entre las dos han creado un compendio de mujeres escritoras en el que se habla de ellas, se les da la importancia que merecen y se recomiendan sus obras más ilustres.

Argumento

Una reivindicación y celebración de las mujeres escritoras que a lo largo de la historia han sido ignoradas y rechazadas, tal y como se hizo con las brujas. Las autoras han querido dignificar el término bruja usándolo para describir el talento de escritoras excepcionales que han sido símbolo de fuerza, sabiduría y poder.

Edición, traducción y estructura de la obra

En este caso, lo he leído en digital; pero en formato físico está publicado por la editorial Martínez Roca. Contiene una introducción en la que se desarrolla de manera más extensa lo que aparece en el argumento. El por qué de que las autoras hayan elegido relacionar los términos «bruja» y «escritora». Reconozco que el título es muy llamativo, pero no hay que dejarse llevar por la palabra bruja. Es simplemente una comparación. Como bien explican Taisia y Karen, las brujas y las escritoras han sido marginadas durante años, por lo que han querido reconocer el mérito de ambas uniendo estos términos. Sin más. No es un libro de brujería ni nada por el estilo.

El libro no tiene capítulos propiamente dichos, sino que está dividido en treinta partes, una para cada autora. Cada una de ellas cuenta con cuatro páginas como mucho, que incluyen: tres párrafos introductorios, un párrafo de biografía, las recomendaciones de sus obras más importantes y unas ilustraciones preciosas. Con esta estructura tan amena, se lee en una sentada.

La traducción de Graciela Romero también ayuda: es fluida, sencilla y creo que los relatos de las introducciones han quedado bastante bien. Siempre es difícil traducir este tipo de literatura, porque tienes que sacrificar algún elemento para conseguir otro. No lo he podido comprobar con el original, pero creo que el trabajo es bueno. No he encontrado ninguna estructura que desentone o que quede mal en español. Además de este, Graciela Romero ha traducido otras obras como Amigo imaginario (Stephen Chbosky, 2019), Cuentos de buenas noches para niñas rebeldes (Elena Favilli, 2019) y El jardín de las mariposas (Dot Hutchinson, 2019).

Opinión

He echado en falta más datos biográficos, pero en general me ha encantado. Este libro me ha hecho darme cuenta de que conocía muy pocas escritoras y gracias a él he elaborado una lista con una obra de cada una de las treinta mujeres que aparecen. A modo de reto, quiero leerlas todas.

Recopila autoras antiguas, modernas y contemporáneas; europeas, americanas, asiáticas, africanas y de Oceanía. Creo que es un trabajo magnífico para dar a conocer algunas autoras que, al menos yo, no sabía ni que existían. Algunos de los nombres que aparecen son Octavia Butler, Eileen Chang, Joy Harjo, Safo, Anna Ajmátova, Sandra Cisneros o Virginia Woolf. Además de las archiconocidas Emily Dickinson, Charlotte Bronte o Sylvia Plath. Por otro lado, las introducciones son relatos alegóricos con elementos mágicos y personajes o detalles de sus obras. Con las autoras que sí había leído, no he tenido problema. Sin embargo, con las que no conocía me ha costado más entender el sentido de la introducción. De hecho, creo que no llegaré a comprender el sentido real hasta que no las lea a ellas.

En definitiva, es un libro que te lleva a otros libros. Un recopilatorio maravilloso. Lo recomiendo mucho.

Reseñas de originales XXIII – «El Cantar de Mío Cid»

Anónimo, Cantar de Mío Cid; Madrid, Ediciones Rueda, 1999, (Clásicos de la literatura española), 167 pp., ISBN 84-87507-63-8

El Cantar o Poema de Mío Cid es un poema épico anónimo considerado como la primera obra extensa escrita en romance castellano. Asimismo, es el único cantar de gesta conservado casi por completo. Además de no conocer al autor, tampoco sabemos la fecha concreta en la que se escribió (se supone que alrededor del año 1200), ni su verdadero título. El actual es una simple definición de lo que es, un poema, junto con el protagonista, el Cid. Rodrigo Díaz de Vivar es un personaje real de nuestra historia medieval: era un caballero de Castilla, en la corte del rey Alfonso. Sin embargo, lo que se cuenta en el poema no parece ser verdad, sino más bien una proclamación de honor hacia ese personaje. El tema principal es el honor y la recuperación de la honra, aunque también se trata la lealtad.

Argumento: «Tras el destierro de Castilla del Cid, por parte del rey Alfonso VI, nuestro protagonista decide recuperar el favor del monarca junto con su honra. El poema narra las aventuras y desventuras que sufrió Rodrigo Díaz de Vivar mientras cumplía con esa misión».

Esta edición pertenece a una colección, de hace más de veinte años, que publicó Ediciones Rueda (actual Signo Editores). Es de tapa dura y de un tamaño bastante aparatoso, pero el papel tiene una calidad que se ve muy poco en las ediciones actuales. Se compone de una introducción en la que se habla de la obra y de su contexto, así como de todas las investigaciones que se han llevado a cabo sobre la misma, en España y fuera de ella. Los datos que aporta están documentados y la explicación del poema ayuda mucho a entenderlo mejor. En todo momento, se especifica que la adaptación que se ha hecho ha sido en base al manuscrito que copió el famoso Per Abat, que algunos tienen por el verdadero autor del poema. También se explican las partes que faltan y de dónde proceden los versos que se han utilizado para reemplazarlas. A todo esto se le suma una bibliografía y unas notas en las que aparece la lista con todos los personajes. El poema en sí se compone de tres cantares: el Cantar del destierro, el Cantar de las bodas y el Cantar de la afrenta de Corpes. En conjunto, me ha gustado y me ha sorprendido mucho, ya que era una obra a la que siempre le he tenido bastante respeto. Me esperaba otra clase de historia, algo más pesado y aburrido. Pero no; me he encontrado con una narración llena de fuerza y con un personaje que, a pesar de todas las fórmulas repetitivas de exaltación, está bien construido. La parte que menos me ha gustado ha sido el segundo cantar, ya que es demasiado bélico para mi gusto y lo único que cuenta son las numerosas batallas del Cid contra los musulmanes. La relación del Cid con su familia también me ha sorprendido. En todo momento muestra aprecio y cariño por su mujer y sus hijas pero, sin embargo y a pesar de repetir que solo lo hace por orden del rey, las casa con unos condes sin que estén ellas delante siquiera. No sé si reírme o llorar.

Es el primer cantar de gesta que he leído y, como he dicho, no me ha parecido tan malo como pensaba. La verdad es que me alegro de haberme animado a hacerlo. Esta obra es recomendable porque, entre otras cosas, se puede decir que es la primera en nuestro idioma y solo por eso merece la pena. Aunque solo sean los versos del primer cantar, os aseguro que no os dejarán indiferentes. Además, al estar escrito en verso, se lee muy rápido. En español hay un montón de ediciones, la más interesante para mí es la de Menéndez Pidal ya que incluye una extensa investigación sobre la gramática y el vocabulario.

Con esta lectura doy por finalizada la etapa de la Edad Media del reto de los clásicos. Sin duda, este y El Conde Lucanor han sido mis favoritos.

Reseñas de traducciones XXXIV – «Mujercitas» no me ha gustado

Louisa May Alcott, Mujercitas (Little women); traducción del inglés realizada por E. M., Barcelona, RBA, 2020, (Novelas eternas), 311 pp., ISBN 978-84-1329-225-0

Imagen: RBA

Mujercitas es una novela escrita por la estadounidense Louisa May Alcott, en 1868. No se trata de su primera obra, ya que la autora ya había publicado algunos relatos, cuentos y novelas bajo diferentes seudónimos. Fue una historia que le encargó su editor, que quería una novela para jovencitas, por lo que tuvo que seguir unas reglas marcadas previamente. Si partimos de la base de que Alcott estaba a favor de la libertad y el poder de las mujeres (apoyaba el sufragismo), quizá cometáis el mismo error que yo: pensar que es una novela sobre cuatro hermanas que revolucionan por completo la historia por romper con las normas establecidas. Pero, desde mi punto de vista, no es así. Mujercitas cuenta la vida cotidiana de las hermanas March, cuya benevolente madre les indica el camino correcto para llegar a ser mujeres buenas que no demuestren su carácter y que no olviden sus trabajos domésticos. En medio de esta trama, se puede ver cómo la autora suelta pequeñas píldoras a favor de la libertad femenina y su poder de decisión, pero nada escandaloso. Aunque al tratarse de mediados del siglo XIX seguramente esto supuso toda una rebelión. Hecho que aprecio y le reconozco a Louisa May Alcott, cuya vida es el reflejo de una mujer luchadora y defensora de los intereses de la mujer.

Argumento: «Meg, Jo, Beth y Amy son cuatro hermanas que viven con su madre y que deben enfrentarse a los retos de crecer en un mundo marcado por la guerra y las dificultades. Aunque tienen personalidades muy distintas, el estrecho vínculo que las une las hace inseparables».

La edición que tengo pertenece a las «Novelas eternas» de RBA, la misma que la de Cumbres borrascosas. Además de preciosa por fuera, lo es por dentro. La traducción ha sido cedida por Molino y, por lo que he podido averiguar, fue publicada en 1984. El único dato que ofrecen en la BNE sobre la traductora o traductor son las iniciales E. M. Un poco triste, ya que desde mi punto de vista la traducción está bien hecha y merece ser reconocida. Quizá sería necesaria una revisión para actualizarla, pero en general es correcta. Actualmente, existen 153 ediciones registradas, contando con las reediciones. El libro tiene veintitrés capítulos, que son cortitos y le dan fluidez a la lectura.

Me ha parecido una historia plana, sin ninguna acción y cuyo único nudo consiste en que las hermanas se desvían, de vez en cuando, del camino de la pureza y bondad femeninas. El principio de libro se me hizo tedioso, porque se repite demasiado lo buenas y generosas que son (literalmente, que son ángeles). También me cansaba que las protagonistas no pararan de «regañarse» y auto-compadecerse porque o una era muy torpe, o la otra tenía mal carácter, la otra era demasiado vanidosa… En general, me ponía nerviosa y creo que la bondad descrita en este libro es forzada y exagerada. A veces, da la sensación de estar escrito para aleccionar a señoritas de la época (hecho que, casi con total seguridad, pretendía el editor que encargó la obra). En cuanto al personaje de Jo, me esperaba otra cosa. En unos capítulos parece ser una auténtica rebelde feminista, pero en otros una egoísta caprichosa. A lo largo de toda la historia, no he conseguido entenderla y me ha parecido una contradicción.

Por otro lado, hay que tener en cuenta, como he dicho en la introducción, la época en la que se escribió. Valoro mucho a la autora y su manera de escribir, ya que ella quería escribir otro tipo de historia, pero al no permitírsele salir del género de la «prosa doméstica», hizo lo que pudo. Se ciñó a las pautas que le marcaron pero quiso dejar entrever sus propios valores, así que creo que de ahí vienen las contradicciones a las que me refiero. A modo de conclusión, Mujercitas no ha sido un libro para mí. Lo único que me ha gustado han sido algunos buenos valores que transmite (el valor de las pequeñas cosas, el amor de la familia o que el dinero no da la felicidad) y los intentos de la autora por romper un poco las normas. A pesar de todo, no puedo dejar de recomendarlo ya que depende del gusto personal y la manera en que se entienda depende mucho de cada persona. Próximamente, RBA sacará la segunda parte, Aquellas mujercitas, que leeré para saber cómo termina la historia de las hermanas March. Por curiosidad, más que otra cosa, y con la esperanza puesta en que sea algo más ameno.

Reseñas de traducciones XXXIII – «Las vírgenes suicidas»

Jeffrey Eugenides, Las vírgenes suicidas (The Virgin Suicides); traducción del inglés realizada por Roser Bendagué, Barcelona, Anagrama, 2018, (Compactos), 229 pp., ISBN 978-84-339-6682-7

Imagen: Anagrama

Las vírgenes suicidas es la primera novela del escritor Jeffrey Eugenides. Este autor estadounidense, de ascendencia griega, es muy celoso de su intimidad y poco sabemos de su vida más allá de que estudió en la Universidad de Stanford. Además de otros relatos, ha publicado dos novelas más, bastante separadas en el tiempo: Middlesex (2002) y La trama nupcial (2011). En su novela debut nos presenta una trama de intriga en la que nos revela el final al principio del libro y poco a poco vamos descubriendo por qué ocurre, o no.

Argumento: «En menos de un año y medio, las cinco hermanas Lisbon, adolescentes entre trece y diecisiete años, se suicidaron. Los jovencitos del barrio habían estado siempre fascinados por esas inalcanzables jóvenes en flor atraídas por esa casa de densa femineidad enclaustrada –la madre era una católica ferviente y moralista que no dejaba que sus hijas salieran con chicos; el padre, profesor de matemáticas dócil y benévolo, aceptaba las muy estrictas normas de su mujer–, y las primeras muertes no hicieron sino ahondar el misterio y el espesor del deseo. Los Lisbon se encerraron cada vez más en sí mismos y en el interior de la casa, y los jóvenes los espiaban desde las ventanas el vecindario, trataban de comunicarse con las hermanas pidiéndoles canciones por teléfono, contribuían al intrincado tejido de rumores, a  la creación de mitologías. Veinte años después, aquellos mismos adolescentes, ya en la frontera de la mediana edad, intentan desentrañar el enigma de aquellas lolitas muertas que siguen fascinándolos».

Las ediciones de Anagrama cada vez me gustan más. Esta colección de «Compactos» es sencilla pero muy buena. Las cubiertas tienen todas la misma estética y, en concreto, el color de esta me parece precioso. Hubo una primera edición, en 1994, también de la misma editorial pero en la colección «Panorama de narrativas». La estructura interna fue lo primero que me llamó la atención, ya que las 229 páginas se dividen solo en cinco capítulos. Los dos primeros son de una longitud más o menos normal, mientras que los tres siguientes son larguísimos. Sin embargo, esto no supone un problema porque la narración es tan fluida que pasas las páginas casi sin darte cuenta. La traducción es la primera que se publicó en 1994, realizada por Roser Berdagué. Puede parecer que se trata de un texto poco actual, pero no; a lo largo del libro no he encontrado ninguna expresión que me resultara anticuada o fuera de época. Quizá ayude que la historia se desarrolle en la década de los setenta. Roser Berdagué es una traductora literaria de Barcelona. Estuvo más de una década trabajando para una editorial y en 1962 amplió sus miras y comenzó a traducir para varias editoriales. Traduce obras del inglés, del francés y del italiano al español y al catalán. En a BNE constan 164 obras literarias traducidas por ella.

En cuanto al argumento, me parece una historia original y muy bien contada. Es bastante complicado hablar de este libro sin mencionar algún detalle importante de la trama, pero lo intentaré. Es un libro entretenido e intrigante que engancha a pesar de que conoces el final en la sinopsis. La imagen de las hermanas Lisbon se convierte en una obsesión para sus vecinos adolescentes, que quieren acercarse a las niñas a toda costa y saber cómo les ha afectado el suicido de su hermana pequeña. Pero la familia es tan enigmática y extraña que su distanciamiento social no hace más que aumentar el interés, ya no solo de los niños, sino de todos los residentes del barrio. El autor escribe de una manera exquisita y en todo momento dirige al lector hacia donde él quiere. La historia está contada en pasado y el narrador, que siempre habla en primera persona del plural, da a entender que son los mimos adolescentes obsesionados con las Lisbon, pero ya entrados en años, que se han reunido para contar su versión de la historia y cómo lo vivieron ellos. Por otro lado, la historia me parece más profunda de lo que parece; creo que además de contar los suicidios de las hermanas, también retrata muy bien cómo era la adolescencia en los años setenta, en Norteamérica. Revela cómo percibían la sociedad, los restos de racismo y una visión degradada del mundo. Solo hay dos aspectos que no me han gustado: el final, que me ha parecido un poco decepcionante, y el ritmo narrativo de la mitad del libro, que se estanca demasiado. Sin embargo, puede que el autor haya hecho adrede lo del ritmo, ya que las últimas cuarenta páginas son frenéticas. Pasas de una narración lenta, a una sucesión continua de acciones que te ponen el corazón en la boca y te producen escalofríos. Sin duda, recomiendo que leáis esta historia. También se hizo una película, en 1999, que tiene muy buenas críticas. Está en mi lista y la veré pronto.

Reseñas de traducciones XXXII – El gran descubrimiento de «Cumbres borrascosas»

Emily Bronte, Cumbres borrascosas (Wuthering heights); traducción del inglés realizada por Alejandro Pareja Rodríguez, Barcelona, RBA, 2020, (Novelas eternas), 308 pp., ISBN 978-84-1329-224-3

Imagen: RBA

Cumbres borrascosas es la única novela de Emily Bronte y fue publicada en 1847, bajo el seudónimo de Ellis Bell. Las hermanas Bronte son ultra-conocidas en la literatura y sobran explicaciones. Como ya sabemos, las tres fueron escritoras y se vieron obligadas a publicar con un nombre masculino para conseguir que le hicieran caso. Emily fue la quinta de los seis hermanos Bronte. Su padre fue párroco anglicano y su familia estuvo llena de muertes y enfermedades. Cumbres borrascosas fue una obra innovadora para su tiempo, ya que rompió con la estructura narrativa de aquella época. La autora introdujo una red de historias dentro de historias, dando lugar a una novela llena de personajes que no conocen en absoluto la estabilidad emocional.

Argumento: «La épica historia de Catherine y Heathcliff, situada en los sombríos y desolados páramos de Yorkshire. Constituyen una asombrosa visión metafísica del destino, la obsesión, la pasión y la venganza».

Bueno, qué decir de esta maravilla de edición. Creo que todos conocemos ya la famosa colección de «Novelas eternas» que ha sacado la editorial RBA este año. Y, si no la conocéis, corre a su web para verla, porque no os la podéis perder. Es de tapa dura e inspirada en la colección Cranford que sacó Macmillan a finales del siglo XIX, pero a color. La traducción es de Alejandro Pareja, cedida por la editorial Edaf y realizada en el año 2001. A mí me ha gustado bastante. Mantiene el tono y el lenguaje recargado de la época, además de añadir un par de notas para aclarar algunos puntos. Este traductor cuenta con cincuenta y dos traducciones publicadas, según la BNE, entre las que destacan otros clásicos como Jane Eyre, Orgullo y prejuicio o El sabueso de los Baskerville. Ha traducido tanto para Edaf, como para Bruño, Austral o Bóveda, entre otras.

Además de adorar la edición, he disfrutado muchísimo de la historia. Tengo que confesar que ha jugado  a mi favor el hecho de que yo me esperaba otra cosa totalmente diferente: un drama romántico y ñoño con dos protagonistas aburridos que mueren de amor. Sin embargo, lo que me he encontrado es un conjunto de personajes totalmente desequilibrados, obsesivos, tóxicos y vengativos cuyos actos me han sorprendido desde la primera página hasta la última. La autora transmite lo que sienten con tanta efusividad que, a veces, roza lo ridículo. Incluso ha habido momentos en los que me he reído por lo surrealista que podía llegar a ser lo que estaba leyendo. Los personajes están tan bien construidos, que los odias. Un aplauso para la señora Emily Bronte, por favor. Al principio mi personaje favorito era la señora Dean, pero ahora que lo he terminado me debato entre ella y Catherine. Creo que todos los personajes han obtenido el final que merecían. Por otro lado, ha habido algunas cosas que no he llegado a entender del todo, pero hay que tener en cuenta que, en la época en la que se escribió, en la literatura no se explicitaban según qué cosas.

Tenía muchas ganas de leer este libro y de conocer mi opinión, ya que Cumbres borrascosas es el típico libro que amas u odias. Y yo lo he amado. Quizá habrá gente que no entienda cómo pueden gustarme unos personajes tan malos y enrevesados; yo tampoco lo entiendo. Siempre lo digo: disfruto mucho más los personajes malos que los buenos ya que, estos últimos, suelen aburrirme sobremanera. Quizá yo también haya sido un poco mala en otra vida y por eso me encantan. Dejando a un lado las bromas, no puedo recomendar esta novela porque me parezca perfecta, ya que no lo es según la moral y el canon de las novelas de amor. Pero os invito a que la leáis para que sintáis lo que sienten Catherine, Heathcliff, Linton o Hareton. Para que los odiéis y para que paséis unos ratos tan buenos como los que he pasado yo mientras la leía.

Reseñas de traducciones XXXI – «Los mitos de Cthulhu»

H. P. Lovecraft, Los mitos de Cthulhu (Cthulhu Mythos); traducción del inglés realizada por Yenis Ochoa, Barcelona, Brontes, 2018, (Clásicos Fontana), 156 pp., ISBN 978-84-15605-40-9

Imagen: Librería Pensar

Creo que sobra explicación alguna sobre quién es H. P. Lovecraft, pero por si acaso, os dejo el enlace de la reseña de El caso de Charles Dexter Ward, en la que hablo del autor. Los mitos de Cthulhu son un conjunto de relatos de terror cósmico, escritos entre 1921 y 1935, que el autor dejó antes de morir. Fue su amigo, August Derleth, quien se hizo con los derechos y escogió el nombre de «Cthulhu», aunque el panteón de criaturas demoníacas del mundo creado por Lovecraft es mucho mayor. El ciclo narrativo original se compone de trece historias, aunque esta edición solo contiene una selección de cuatro: «El color que cayó del cielo», «El horror de Dunwich», «La ciudad sin nombre» y «La llamada de Cthulhu». Las historias mezclan un mundo existente en un plano cósmico que no vemos y un monstruo gigante que llevan a la locura a los seres humanos.

El libro es muy pequeño, manejable y de tapa blanda. Tiene un estudio preliminar sobre el autor y su obra, escrito por Francesc Lluis Cardona (un prologuista, al parecer, asiduo en esta editorial ya que El arte de la guerra también lo prologó él). La edición tiene errores, pero no se lee mal del todo. Aunque para mi gusto, se abusa del adverbio «ciertamente» y otros con la misma terminación, por lo que ralentiza un poco la lectura. La traducción está hecha por Yenis Ochoa. No había leído nada antes de esta traductora, pero constan veintinueve obras traducidas por ella, todas de la editorial Brontes y realizadas entre el 2015 y el 2017. Algo un poco extraño, porque o eres una máquina de traducir o no has dormido durante esos dos años de tu vida. Pero bueno, ese es otro tema. Por si os interesa, hay otras ediciones de esta obra, de la mano de Edaf y Alianza; pero no sé si incluyen todos los relatos o solo una selección como en esta de Brontes.

La obra en sí me ha gustado. Mis relatos favoritos han sido «La ciudad sin nombre» y «La llamada de Cthulhu», ya que en ellos veo mejor reflejada la mano de Lovecraft que en los demás. Los otros dos están bien pero no me han enganchado tanto. Es un libro entretenido que recomiendo para iniciarte con Lovecraft. Es corto y se lee bastante rápido, aunque al no ser una historia continua, me ha costado volver a meterme en la obra cada vez que empezaba un relato nuevo. Quien haya leído a este autor sabrá que sus descripciones son larguísimas, pero yo lo aviso por si acaso, ya que hay gente que se cansa con este tipo de narrativa. No ha superado a la primera obra que leí del autor (El caso de Charles Dexter Ward), pero sin duda seguiré leyendo historias de este universo de horror cósmico tan bien construido.

Reseñas de traducciones XXX – «Sapiens», mi gran descubrimiento del 2020

Yuval Noah Harari, Sapiens, de animales a dioses (Sapiens, from animals to Gods); traducción del inglés realizada por Joandomènec Ros, Barcelona, Debate, 2015, 493 pp., ISBN 978-84-9992-622-3

Imagen: La Casa del Libro

Sapiens, de animales a dioses es el cuarto libro publicado por este autor israelí y el que lo ha dado a conocer. Y menos mal. Creo que la mente del señor Harari merece todo el reconocimiento que tiene. Tiene la manera de entender el mundo más objetiva con la que me he topado hasta ahora. No da nada por sentado. Quizá se deba a que es catedrático en Historia y, tras haber estudiado la crónica de la humanidad, ahora la comprende mejor. Durante sus estudios, se especializó en historia medieval y militar. Además de escritor, es profesor en la Universidad Hebrea de Jerusalén y va por el mundo dando conferencias. Sus otros dos libros más famosos, que siguieron a Sapiens en el tiempo, son Homo Deus y 21 lecciones para el siglo XXI. El que reseño hoy, es un libro de divulgación en el que el autor resume más de 100.000 años de existencia en poco menos de quinientas páginas.

Argumento: «Hace 100.000 años al menos seis especies de humanos habitaban la Tierra. Hoy solo queda una, la nuestra: Homo Sapiens. Yuval Noah Harari traza una breve historia de la humanidad, desde los primeros humanos que caminaron sobre la Tierra hasta los radicales y a veces devastadores avances de las tres grandes revoluciones que nuestra especie ha protagonizado: la cognitiva, la agrícola y la científica. A partir de hallazgos de disciplinas tan diversas como la biología, la antropología, la paleontología o la economía, Harari explora cómo las grandes corrientes de la historia han modelado nuestra sociedad, los animales y las plantas que nos rodean e incluso nuestras personalidades. ¿Hemos ganado en felicidad a medida que ha avanzado la historia? ¿Seremos capaces de liberar alguna vez nuestra conducta de la herencia del pasado? ¿Podemos hacer algo para influir en los siglos futuros?».

La edición que yo tengo es la decimonovena reimpresión. La editorial Debate es un sello del gigante Penguin Random House y, además de este, tiene varios títulos interesantes. El formato del libro es sencillo y práctico. De tapa blanda con solapas y una cubierta que no te distrae con imágenes raras: lo importante está dentro del libro, ábrelo. Al principio te encuentras con un índice super completo, seguido de una línea temporal de la historia que te ayuda a situarte. El libro está dividido en cuatro partes en las que se clasifican los veinte capítulos y, aparte, un epílogo. Las últimas páginas están reservadas para las notas, las referencias bibliográficas, los créditos de las imágenes y un índice alfabético. Como se puede ver, una edición trabajada y que da gusto leer. En cuanto a la traducción, el encargado ha sido Joandoménec Ros i Aragonés. Es escritor, biólogo y catedrático en Ecología en la Universidad de Barcelona. Ha escrito más de una decena de obras relacionadas con el campo de estudio de su cátedra y de la conservación de la naturaleza. Asimismo, hay registradas veintisiete traducciones con su firma, en las que se incluye El origen de las especies, de Charles Darwin. Todo esto para decir que, además de conocer las lenguas, es experto en la temática que traduce. Lo que da lugar a un texto en español fluido, ágil y con los términos técnicos propios del ámbito que describe y adecuados al público al que se dirige. Exquisito. Y eso que la traducción al español está realizada a partir de la inglesa (que se hizo desde el original en hebreo).

Sapiens ha sido un gran descubrimiento para mí y es un libro que recomendaría a todo el mundo que tenga un mínimo de curiosidad. No es difícil, ni se te hace cuesta arriba. No parece divulgación. Es interesante y, al menos a mí, me ha resultado fascinante. Ha abierto delante de mí un panorama que no conocía, lleno de datos y preguntas que creo que no me habría planteado por mí misma. De hecho, ha conseguido que me replantee muchas de las ideas que ya daba por sentadas. En la introducción, he dicho que el autor es objetivo y lo repito. Con cada tema que toca (y son muchos: ética, religión, dinero, poder, filosofía, evolución, etc.) le enseña al lector todas las opiniones o «bandos» que hay sobre el mismo. Harari hace entrega de muchísima información y, aunque está bien estructurada, no es un libro para leer de una sentada. Pienso que hay que saborearlo y reflexionarlo. De hecho, quiero leer los otros libros del autor, pero voy a darme un descanso porque necesito procesar todo lo que he leído. Las partes que me han costado más trabajo han sido el proceso de domesticación de animales, muy dura si eres sensible con este tema, y la parte del capitalismo, porque la economía siempre me ha aburrido un poco. Esas son las dos únicas pegas que le pongo. Tenéis que leer este libro; yo no sé por qué no lo he hecho antes.

Reseñas de traducciones XXIX – «El príncipe» de Maquiavelo

Nicolás Maquiavelo, El príncipe (Il principe); traducción realizada por Alberto Lista, Alemania, Independent Publishing Platform, 2013, 53 pp., ISBN 978-14-937-9890-2

Imagen: Amazon

El príncipe es un tratado político escrito por Nicolás Maquiavelo, en 1513, y publicado de manera póstuma en 1531. Tal y como el propio autor explica en una carta al principio de la obra, esta está dirigida a Lorenzo de Médici, «el Magnífico», con el objetivo de enseñarle de qué manera podría gobernarse Italia. Antes de leerlo, hay que tener en cuenta el contexto histórico, social y político en el que se escribió: una Italia dividida e invadida por los países vecinos, llena de guerras entre sus propios pueblos y con los del exterior. Debido a esta situación, y para devolver la unidad a Italia, Maquiavelo realiza un exhaustivo análisis por la historia de todos los grandes gobernadores, príncipes y emperadores que consiguieron la victoria y, además, mantuvieron su poder. Asimismo, también expone los casos de las figuras históricas (hasta el momento en que lo escribió) que fracasaron en el intento de obtener ese poder o no supieron protegerlo.

Lo primero que tengo que decir es que la edición que he leído es lamentable. Un insulto a los lectores que no debería ponerse a la venta. Se trata de una editorial de publicaciones independientes donde, por lo que se ve, ninguna obra pasa ningún filtro de calidad. Me ha servido para no volver a comprar jamás nada con ese sello. Todo el texto está cursiva y con letra diminuta; no respeta márgenes, ni espacios después de los párrafos; hay epígrafes que aparecen solos al final de una página, incluso algunos resaltados. En resumen, una serie de desastres tipográficos que no se deberían tolerar. De la traducción mejor ni hablamos. No aparece el traductor en el libro, pero sí en el título del producto en Amazon. Al parecer es una traducción de Alberto Lista, un traductor ilustrado del siglo XVII. Sin comentarios. En España, según los datos de la BNE, existen hasta 191 ediciones de esta obra. Así que, por favor, leedlo en cualquiera de esas menos en esta. El tratado consta de veintiséis capítulos y se puede diferenciar una estructura interna dividida en tres partes: los tipos de principados, las formas por las que un príncipe llega al poder y, por último, las cualidades que debe tener un príncipe para mantener ese poder.

Para dar mi opinión sobre el libro, he intentado dejar a un lado la penosa edición y una frase machista que aparece casi al final y que considero totalmente innecesaria. En términos generales, creo que es un buen libro. Recomiendo su lectura, ya que es un clásico y es bueno que tengamos una opinión propia sobre este tipo de libros. Yo lo elegí porque tenía mucha curiosidad por todo ese halo de negatividad que envuelve la figura de Maquiavelo. He de decir que, después de leerlo, no entiendo el tono despectivo con el que usamos hoy día el término «maquiavélico». El autor se limita a describir la realidad de su época. Explica de manera clara los pasos que dieron los gobernantes que triunfaron y, por otro lado, los que dieron los fracasados. Él no aporta nada de su bolsillo; no incita a «hacer el mal». Simplemente expone lo que funciona, dentro de la sociedad humana, a la hora de gobernar. De hecho, en más de una ocasión, afirma que aunque sea lo que funciona, no implica que esté bien moralmente hablando. Pero, si lo que se pretende es obtener el poder, es lo que ha funcionado a lo largo de la historia.

En definitiva, no creo que la obra de Maquiavelo sea retorcida, creo que solo es realista con respecto a su época y muy descriptiva. Por supuesto, no estoy de acuerdo con que el fin justifique los medios; pero sí pienso que, por desgracia, hay cosas que solo pueden obtenerse siguiendo un único camino (y ese camino no es bueno).