La mujer en la literatura V – El papel de la mujer dentro de las obras literarias

Pensad en las novelas que leéis, ¿qué función tienen los personajes femeninos que aparecen? ¿Son arquetipos? ¿Tiene importancia dentro de la historia? En la última década están apareciendo un sinfín de novelas con protagonistas femeninas, mujeres fuertes e independientes que son capaces de resolver lo que se les ponga por delante. Lo noto, sobre todo, en las distopías y en las novelas policíacas. El género romántico cojea un poco respecto a este tema, ya que casi siempre representan una pareja en la que la mujer tiene que ser «salvada», ya sea literalmente o en sentido figurado. También es bastante común la relación tóxica en la que la mujer se usa como método de reforma de un hombre roto y malvado por su pasado. Con esto no quiero decir que todas las novelas románticas sean machistas y malas, sino que creo que es el género que menos ha evolucionado con los papeles femeninos. Quiero dejar claro, ante todo, que esta reflexión es personal y estoy abierta a escuchar otras, por supuesto.

El panorama actual está cambiando, sí. Pero si echamos la vista atrás un siglo o dos, la cosa era muy diferente. Solo hay que darle una vuelta a los cuentos populares, en los que las princesas esperaban a ser rescatadas por príncipes, las madrastras eran malvadas por una competitividad absurda de belleza entre mujeres o solo podían ascender en la escala social gracias al matrimonio. O eran brujas o hechiceras malísimas, también. Está claro que la literatura reflejaba la realidad de la sociedad. Por suerte, ha habido escritores que han creado auténticas heroínas de la literatura, a las que les dedicaré la siguiente entrada de esta sección. Estas protagonistas luchaban por su libertad y por un lugar en la sociedad. Hoy en día, al menos en la literatura, ha habido un aumento de protagonistas femeninas. Un ejemplo contemporáneo son Katniss Everdeen, de Los juegos del hambre o Tris, de la saga Divergente. O Daenerys y Aria Stark, en Juego de tronos (estas son un ejemplo clarísimo del empoderamiento actual). En ellas vemos una clara intención de renovar el tema y darle importancia también a las mujeres dentro de la literatura. Y así sucesivamente, el héroe pasa a ser heroína; el inspector jefe, a inspectora; el rey, a reina; y el mago super poderoso, a maga espectacular.

Si hacemos una línea temporal de obras literarias, podremos observar a la perfección este cambio del que os hablo. Por otro lado, también me gustaría comentar que, hoy en día, el feminismo está comercializado y todo el mundo quiere subirse al carro, incluida la industria editorial. Con esto quiero decir que tampoco hay que forzar nada, ni inventar historias con protagonistas femeninas sin ton ni son. En el equilibrio está la virtud.

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s