Reseñas de traducciones XV – «El profeta», tercera entrega de la saga de La reina del cementerio

Amanda Stevens, El profeta (The prophet); traducción del inglés realizada por María Angulo Fernández, Barcelona, Roca Editorial de Libros, 2015, (Roca de bolsillo), 380 pp., ISBN 978-84-15729-90-7

El profeta es la tercera entrega de la serie La reina del cementerio. El original fue publicado en 2012, justo después del segundo libro, seguramente para aprovechar el tirón de ventas que estaba teniendo el conjunto de libros. En España, como ya comenté en la reseña anterior, se publicaron los tres primeros a la vez, en 2014. He investigado un poco y me he dado cuenta de que existen dos libros más publicados, pero no están traducidos al español: The awakening y The sinner. Sobre la autora y la temática de la obra, no voy a comentar nada para no ser repetitiva. Supongo que si estáis leyendo esto es porque ya habéis leído las dos anteriores y sabréis de qué va la cosa. Por si acaso, os aviso de que esta reseña contiene spoilers y os dejo los enlaces a las otras dos entradas aquí y aquí.

Si queréis leer la sinopsis kilométrica: «Amelia ha regresado a Charleston después de habérselas visto con la muerte en Asher Falls. Se ha dado cuenta de que romper las reglas que su padre le impuso supone pagar un precio muy alto, y que podría tener consecuencias incontrolables. Su mayor problema ahora es mantenerse alejada de John Devlin, un hombre que la fascina y aterra a partes iguales. Aunque sus sentimientos por él son innegables, no puede tenerle cerca mientras sigan acechándolo los fantasmas de su esposa e hija. Sin embargo, Amelia pronto se dará cuenta de que ella tiene un problema mucho mayor: esta vez un fantasma la acecha a ella. El fallecido oficial de policía Robert Fremont, a quien asesinaron con un tiro por la espalda, le pide ayuda para encontrar a su asesino».

En general, esta entrega también me gustó. No tanto como las otras, pero no puedo decir que me desagradara. El problema es que yo me canso rápido de este tipo de sagas tan largas. Llega un punto que me resulta pesado leer lo mismo de la misma persona y se me hace repetitivo. Después de años leyendo, he llegado a la conclusión de que disfruto más un libro autoconclusivo, o con final cerrado, que una serie de libros. Quizá como mucho, una bilogía o trilogía cortita. Es por eso que cuando terminé este libro decidí que cerraría mi historia con Amelia Gray. No niego que algún día lea en digital las otras entregas, pero tengo otras lecturas prioritarias y no quiero «obligarme» a continuar con una historia que ya no me estaba llenando como al principio. El argumento de este libro es demasiado semejante a los otros dos anteriores y, mientras lees, ya sabes casi cómo va a acabar. Los pensamientos de la protagonista se repiten una y otra vez, y creo que la autora insiste de manera excesiva en explicar las reglas del padre de Amelia. La relación con el detective Devlin también pierde emoción, incluso llegó a irritarme en algún momento, porque si todos sabemos el final, ¿para qué darle tantas vueltas? En fin, considero que el libro es bueno, pero yo tengo poca paciencia con las sagas. Así que si os gusta leer este tipo de historias que se alargan tanto, lo recomiendo. Pero si, por otro lado, soléis leer libros cerrados, aconsejo que leáis los dos primeros y paréis.

En cuanto al tema de la edición, me gusta mucho porque los tres libros combinan a la perfección. En este caso, los colores de la cubierta son morados y los dibujos, muy parecidos a las otras dos entregas. El libro se compone de cuarenta y un capítulos, junto con epílogo, y es algo más extenso que los dos primeros. La calidad del papel es igual de nefasta y no han mejorado el espacio entre palabras y líneas, por lo que la lectura ha sido trabajosa. La traducción ha ido de la mano de la ya conocida María Angulo, de la que hablé en la reseña del primer libro, y opiné de manera positiva sobre su traducción. La verdad es que ha conseguido hacerse con la voz de la protagonista y la traslada muy bien al español. Mi queja sigue siendo el abuso de las oraciones coordinadas. Por lo demás, buenos libros y buenas traducciones que, para mí, han llegado a su fin. Ha sido un placer conocer las aventuras y el interesante pasado de Amelia Gray, de la mano de la gran creadora Amanda Stevens.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s