Traducción literaria II – Método, estrategia y técnica de traducción

El mes pasado, en esta sección, os mostré la diferencia entre estos los conceptos método, estrategia y traducción y me centré en la estrategia. En la entrada de hoy, voy a dedicarme a hablaros del método de traducción y os enseñaré algunas de las clasificaciones que hay propuestas. Si queréis leer la entrada anterior, para recordar las diferencias, os dejo el enlace aquí.

Antes de profundizar en los distintos métodos de traducción, es necesario destacar que no es lo mismo el método que la metodología. El Diccionario de la Real Academia Española define método como: «modo de decir o hacer con orden»; mientras que metodología aparece definida como: «ciencia del método». Es decir, la metodología es la parte teórica que estudia el método o conjunto de métodos y el método se refiere al procedimiento. El método es un concepto más bien abstracto, si lo comparamos con la técnica o la estrategia, y difícil de comprender ya que no se puede observar de manera directa en la traducción. El concepto de método está ligado con el concepto de equivalencia, otro de los términos más abstractos del campo de la traducción. Por lo tanto, las distintas clasificaciones de métodos de traducción que os muestro a continuación están basadas principalmente en lo que cada autor entiende por equivalencia.

Los métodos de traducción han creado siempre controversia a lo largo de la historia de la traducción, sobre todo, la clásica dicotomía de traducción libre/traducción literal, cuya prevalencia la una sobre la otra ha ido variando según la época histórica. Por lo general, casi todas las propuestas de métodos de traducción que han realizado los estudiosos del campo han sido a partir de una dicotomía, pero analizándola desde distintas perspectivas

Métodos de traducción según Newmark

Peter Newmark es considerado uno de los traductólogos más importantes en este campo. Sin duda, una de sus mayores aportaciones al mundo de la traducción fue su análisis del método de traducción. Newmark propone una dicotomía que parte directamente del estudio de Eugene Nida sobre la equivalencia. Nida defendía que existían dos tipos de traducción: traducción por equivalencia formal, que pretendía mantener la misma forma lingüística del original, respetando el léxico, la sintaxis, etc.; y traducción por equivalencia dinámica, que consistía en producir en el receptor de la traducción el mismo efecto que produjo el texto original en los receptores de la cultura de origen. Basándose en esto, Newmark divide los métodos de traducción en traducción semántica y traducción comunicativa. Así como la equivalencia formal, la traducción semántica se asemeja más a traducir (en medida de lo posible) de manera literal, pero siempre siendo fiel al sentido; mientras que la traducción comunicativa se centra en transmitir el mismo efecto que el texto original, al igual que la equivalencia dinámica de Nida.

Métodos de traducción según House

El método de traducción propuesto por Juliane House se extrae directamente de su estudio sobre el análisis de traducciones. Según House existen dos métodos de traducción: traducción encubierta y traducción patente. En cuanto a la traducción patente, consiste en generar un texto traducido íntimamente ligado a las estructuras y a la cultura del original, es decir, crear una traducción que la cultura receptora considere traducción. Respecto  a la traducción encubierta, se trata de adaptar la traducción a la cultura de llegada, una especie de proceso de «reescribir» el original para que los receptores de la cultura meta perciban la traducción como un texto original.

Métodos de traducción según Venuti

En el caso de Venuti, el traductólogo estableció que había dos métodos opuestos basándose principalmente en la visibilidad que quisiera darse el traductor a sí mismo; estableció la siguiente dicotomía: extranjerización/domesticación. Por un lado, con la extranjerización, el traductor queda totalmente visible puesto que se limita a traspasar las mismas estructuras y elementos culturales de la cultura original, mientras que con la domesticación, el traductor realiza una aproximación mayor del texto original a la cultura meta y los receptores no perciben la traducción como un texto ajeno a su cultura.

Este método es muy utilizado en el caso de la traducción literaria, puesto que el traductor, ante una obra de literatura extranjera, se plantea si es posible mantener los elementos de la cultura original y que los receptores de la traducción sepan en el primer vistazo que se trata de un texto traducido, o bien adaptar esos elementos y acercar de esa manera el texto original a la cultura receptora.

Métodos de traducción según Hurtado Albir

A diferencia de los anteriores, Hurtado Albir no basa su propuesta en una dicotomía, sino que propone cuatro métodos, que ella misma denomina «Métodos básicos» (2001: 252):

a) Método interpretativo-comunicativo: consiste en intentar que la traducción tenga la misma función que el texto original y en transmitir el mismo efecto.

b) Método literal: se trata de traducir palabra por palabra o frase por frase, imitando las estructuras sintácticas del original.

c) Método libre: pretende mantener la misma información y función del texto original pero no trata de transmitir el sentido exacto.

d) Método filológico: consiste en reproducir el texto original en la lengua de llegada pero añadiendo comentarios y anotaciones con un fin educativo.

Anuncios

Un comentario sobre “Traducción literaria II – Método, estrategia y técnica de traducción

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s