Universo literario II – Un escritor antequerano

Tal y como os conté por Instagram hace un par de semanas, justo rondando la fecha del Día del Libro, asistí a la presentación de un libro de Juan Alcaide, escritor antequerano. Allí, nos obsequiaron a todos los presentes con la edición de su último libro, póstumo, y que no será puesto a la venta. La edición ha sido llevada a cabo con la colaboración del Ayuntamiento, la Academia de las Nobles Artes de Antequera, editoriales locales y algunos ilustradores de la ciudad. Al ser un autor paisano mío, que habla en su obra de tantos lugares por los que yo paso cada día, me gustaría dedicarle esta entrada, para contaros un poco sobre él.

Yo no lo conocía, supe de su existencia cuando leí los eventos literarios que había organizados para el mes de abril. Así decidí informarme sobre su vida y obra, antes de ir a la presentación. Se trata de un personaje ilustre de Antequera que, además de escribir, dedicó toda su vida laboral a ejercer la abogacía. Nació en 1930, estudió Derecho en la Universidad de Granada y fue director del periódico local. Falleció en 2015, dejando un legado de obras y ensayos, entre los que destacan: Mi ciudad, Gastronomía antequerana, Elogio y nostalgia al viejo instituto, Política y Literatura, Introducción al mundo poético de José Antonio Muñoz Rojas o Memorial de retaguardia.

Hoy, en concreto, vengo a hablaros del último libro que escribió y que no zpudo publicar en vida: Los palacios de la memoria. Para ser la primera toma de contacto con este escritor, he de decir que me ha gustado bastante su forma de narrar. A pesar de utilizar un lenguaje demasiado recargado y barroco para mi gusto, se aprecia perfectamente que Juan Alcaide sabe «contar cosas». Es decir, hay muchos libros muy bien escritos, pero todos sabemos a qué me refiero cuando digo que un escritor tiene algo innato, que le sale solo, para narrar una historia. En este libro del que os hablo, nos habla de sus primeros nueve años de vida, de su familia y su relación con ella, de cómo vivió la Guerra Civil y de cómo le afectó la ausencia de su padre durante los tres años que duró el conflicto. Lo que más me ha gustado ha sido poder conocer cómo era Antequera por aquel entonces. Siempre he conocido las etapas y las consecuencias de la guerra en España, pero nunca de manera específica en Antequera. Me ha encantado entender los pensamientos y los miedos de la gente de aquella época, lo que sufrieron y ver la transformación de la ciudad antes, durante y después de la guerra.

También me ha llamado la atención que sus anécdotas me recordaran tanto a algunas que me contaban mis abuelos de la guerra. Me han transmitido los mismos miedos y la misma angustia. Aunque el autor lo hace de manera sutil, te relata los hechos sin que llegues a sufrir demasiado leyéndolos. Su lenguaje es muy reflexivo, se trata de un libro con un carácter bastante introspectivo. Por otro lado, utiliza algunos términos y expresiones antequeranas, lo cual ha hecho que tenga una relación cercana y estrecha con la obra. La verdad es que me ha gustado mucho y creo que, seguramente, leeré algo más de este escritor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s