Reseñas de traducciones VIII – «Todo lo que hay» es una historia plana, sin más

James Salter, Todo lo que hay (All that is); traducción del inglés realizada por Eduardo Jordá, Barcelona, Círculo de lectores, 2014, 379 pp., ISBN 978-84-672-6143-1

Imagen: Ediciones Salamandra

Todo lo que hay es una novela de James Salter (1925-2015, Nueva York), publicada en el año 2013. Se trata del último libro del autor antes de que falleciera y publicado más de treinta años después de su obra anterior. James Salter realizó una carrera militar, hasta que en 1957 la abandonó tras publicar su primera novela: The Hunters (Pilotos de caza). Otras obras reconocidas de Salter son: En solitario, Juego y distracción y Años luz. En 2014, fue nominado al premio Príncipe de Asturias. Yo diría que el tema de este libro es sociológico, ya que durante toda la novela vemos cómo el protagonista va tejiendo diferentes tipos de relaciones con la gente, cómo se involucra en ellas dependiendo de su situación y cómo sobrevive dentro del contexto social en el que se mueve.

Os comparto la sinopsis: «Al término de la Segunda Guerra Mundial, empieza en Nueva York una época marcada por el optimismo, la bonanza y el auge del negocio cultural. Philip Bowman, recién llegado a la Gran Manzana tras su regreso de Okinawa, no tardará en acostumbrarse a la intensa vida social que le procura su trabajo como editor. Inmerso en la búsqueda de un amor duradero en un mundo donde abundan los placeres efímeros, Bowman verá como los años pasan y dejan tras de sí un amargo balance de relaciones truncadas, pero también la sensación de que la felicidad está a la vuelta de la esquina».

He de decir que me ha costado trabajo terminarlo. Al leer la sinopsis me esperaba algo más ameno, pero me he encontrado con una historia que no traspasa el papel. La narrativa del escritor es buena, pero el argumento y los personajes son completamente planos. En ningún momento, durante la lectura, he descifrado qué es lo que quería contar, o a dónde quería dirigirse Salter con esta historia. He llegado a la conclusión de que yo no comprendo el tipo de literatura de este autor, quizá por desconocimiento total del género de novela norteamericana contemporánea al que pertenece. Para hacer la reseña, he investigado un poco sobre dicho género y la verdad es que Todo lo que hay comparte algunos de los rasgos principales, como el tema de la guerra, la línea temporal desordenada y una visión del amor que solo demuestra la soledad del ser humano. Todo eso se refleja perfectamente en este libro. Además, como me sentía algo insegura después de la opinión que me había creado de la obra, he buscado otras reseñas para ver si había puntos de vista parecidos al mío. Y tengo que señalar que, muchas de las que he leído, reflejan lo mismo. Incluso, lectores asiduos de Salter afirman que es su obra más pobre. Para mí, es una historia repetitiva, con diálogos vacíos en los que se cambia de escena de imprevisto. En relación a esos diálogos, también tengo que decir que los personajes parecen robots al hablar: fríos y demasiado directos; el autor no indica si sonríen, si están utilizando el sarcasmo, si están enfadados… Nada. No conseguía imaginarme la conversación de manera amena. Por otra parte, me ha gustado mucho que parte de la trama gire en torno al mundo editorial. El protagonista es editor y los personajes, y el ambiente en el que se relacionan, están ligados a ese mundo también. Se hace referencia a algunos libros y autores y me parece muy interesante que aparezca reflejada cómo es la relación editor-autor detrás del telón.

En español constan dos ediciones de esta obra, las dos del año 2014: una de la editorial Salamandra y otra de Círculo de Lectores. La edición que yo tengo es la segunda. Lo que cambia es la cubierta: la imagen que aparece en esta entrada es la que publicó Salamandra; la cubierta de la edición de Círculo de Lectores podéis verla en mi cuenta de Instagram (https://www.instagram.com/triskeldelibros/). Es de tapa dura, con sobrecubierta. El libro está dividido en treinta y un capítulos y un índice, que aparece al final. Siempre agradezco que aparezca el índice, pero es una manía personal. Los capítulos son cortitos y se leen súper rápido. Sin embargo, al igual que ocurre con los diálogos, están mezclados sin coherencia. Por ejemplo, hay tres capítulos que te están contando algo de Bowman, y luego, de repente, uno que te habla de dónde vive Eddins. No comprendo este desorden.

Las traducciones de las dos ediciones son de Eduardo Jordá. Este escritor y traductor es autor de novelas y ensayos, algunos de los cuales son: Canciones gitanas (2000); Norte Grande: viaje por el desierto (2002); y Playa de los Alemanes (2006). Además de la obra que comentamos aquí, ha traducido en torno a veintitrés libros, entre los que se encuentran: El cielo de septiembre (Pere Joan, 1987); La luna del reno (Elizabeth Marshall Thomas, 1988); El prestamista (Edward Lewis Wallant, 2013); El mar (Blai Bonet, 2016); y Departamento de especulaciones (Jenny Offill, 2016). En cuanto a la traducción que nos interesa hoy, considero que Jordá ha hecho un buen trabajo. La narrativa del original es bastante complicada, se caracteriza por frases cortas y por un orden sintáctico alterado. Quizá en la traducción esta complejidad se ha simplificado un poco, haciendo más ágil la lectura, pero con un matiz apenas perceptible. Por lo demás, se ha mantenido fiel a esos diálogos fríos y estáticos, así como al lenguaje soez que utilizan los personajes. Esto último es un punto positivo, puesto que a veces el traductor suaviza (consciente o inconscientemente) el vocabulario grosero, rebajando el tono y subiendo el registro de los personajes.

Como conclusión, la novela no me ha gustado; no me ha aportado nada. No sé si llegaré a darle otra oportunidad a este escritor. Pero, para no dejar un mal sabor de boca, me quedo con el epígrafe que aparece al inicio de la obra: «Llega un día en que adviertes que todo es un sueño, que sólo las cosas conservadas por escrito tienen alguna posibilidad de ser reales».

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s