Reseñas de traducciones II – «La elegancia del erizo» y su sencilla filosofía

Muriel Barbery, La elegancia del erizo (L´élegance du hérisson); traducción del francés realizada por Isabel González-Gallarza, Barcelona, Círculo de lectores por cortesía de Seix Barral, 2007, 356 pp., ISBN 978-84-672-2855-7

Imagen: Planeta de libros

La elegancia del erizo es la segunda obra escrita por Muriel Barbery, autora además de Una golosina (2000) y La vida de los elfos (2015). Gracias a esta novela, Muriel Barbery alcanzó el éxito literario, pues se vendieron treinta ediciones e incluso se adaptó al cine en el año 2008 bajo el título El erizo. Esta escritora francesa es también profesora de filosofía, hecho que se refleja de manera muy representativa en su novela. Podría decirse que los temas principales del libro son dos: por un lado, la hipocresía de una sociedad superficial, que solo se preocupa por las apariencias y llena su vida de asuntos superfluos para evitar la realidad; por otro, una innegable lección de filosofía existencial que la autora introduce mediante los monólogos de las protagonistas y que te hace reflexionar sobre el sentido de la vida y cómo vivirla.

En cuanto al argumento de la novela, se trata de una historia contada entre dos personajes que viven en un mismo edificio, habitado por gente rica. Uno de esos personajes es la señora Michel, la portera, que se esfuerza por mantener su apariencia de mujer simple e inculta de cara a los demás, pero en realidad lee filosofía, disfruta de la música y el cine clásicos y adora tomar el té con su única amiga, Manuela, la limpiadora del edificio. Por otro lado está Paloma, la segunda narradora. Es una niña de 11 años que le esconde a su familia que es superdotada. Analiza de manera despectiva a casi todo el mundo que la rodea porque piensa que viven la vida de manera falsa y superficial. Para evitar llegar a vivir de la misma forma, decide suicidarse y prender fuego a su casa cuando cumpla trece años. Mientras tanto, escribe un diario en el que cuenta diferentes vivencias que la hacen ratificarse en su decisión. Cuando el señor Ozu, un nuevo vecino, llega al edificio todo cambia: la relación entre la señora Michel y Paloma, sus sentimientos y también su concepción de la sociedad que las rodea.

Desde mi punto de vista, es una novela magnífica con una lectura muy ágil. La autora consigue que se le coja cariño a las protagonistas, y a su manera de ver el mundo, desde las primeras hojas. A pesar de que en ocasiones utilizan un vocabulario complejo (demasiado filosófico, diría yo), no molesta en absoluto puesto que se empatiza mucho con ellas. Precisamente esas características en su discurso son las que le dan a la novela los toques de humor y sarcasmo que la convierten en una historia bastante divertida.

En esta edición de Círculo de lectores, cedida por la editorial Seix Barral, la novela está presentada en tapa dura con una sobrecubierta en la que aparece la ilustración de la portada en tonos rosados y lilas: la imagen de una niña (que suponemos que es Paloma) con mariposas revoloteando a su alrededor y la torre Eiffel de fondo. En cuanto a la estructura de la novela, está compuesta por un índice al principio del libro y por cuatro partes principales que, a su vez, contienen unos capítulos narrados por la señora Michel y otros narrados por Paloma. Hay que destacar que no siguen un esquema alternado, es decir, a veces aparecen tres capítulos seguidos de la señora Michel seguidos de uno de Paloma y viceversa. Aunque las dos narradoras utilizan la primera persona, es fácil distinguir a quién pertenece cada capítulo, puesto que aparecen con una tipografía diferente y, además, el estilo y el vocabulario que emplea cada una es muy distinto.

Como se ha dicho antes, la obra original se llegó a editar hasta treinta veces. En el caso de España, se publicó en 2007 por Seix Barral y por Círculo de lectores. Posteriormente, el sello editorial Booket volvió a publicarla, esta vez en un formato de bolsillo, en el año 2010, junto con una segunda edición en 2011 y una tercera en 2015. A pesar de que se ha publicado con tres editoriales distintas, dos de ellas pertenecen al grupo editorial Planeta, por lo que los derechos tanto del original como de la traducción quedan en casa. Así pues, la traducción al español siempre ha ido de la mano de Isabel González-Gallarza. Esta traductora y correctora traslada textos del francés y el italiano para numerosas editoriales en español. Lleva en el oficio desde 1996 y ha traducido obras como Al mal tiempo, mejor cara (Barbara Constantine, 2013); Entre tonos de gris (Ruta Sepetys, 2015); La mujer del espejo (Éric-Emmanuel Schmitt, 2013); o La segunda profecía (Suzanne Collins, 2011). Personalmente, no manejo el francés como para juzgar una traducción, pero sí se reconocer un texto coherente y bien redactado. En algunos fragmentos de la obra original las frases tienen más ritmo en español, sin embargo, la traductora ha sabido transmitir muy bien el pensamiento de las protagonistas, el vocabulario complejo, ese tono psicológico y a la vez sarcástico, así como su manera de expresarse y los contrastes entre ambas. Me quedo con una frase, dicha por Paloma, que me ha marcado profundamente y que refleja cómo Isabel González-Gallarza ha conseguido trasladar el verdadero espíritu de esta novela: «La gente cree ansiar y perseguir estrellas, pero termina como peces de colores en una pecera».

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s